Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

¿Ángel o demonio? ¿Héroe o villano? Amado por unos y odiado por otros, Mourinho concibe el fútbol como una confrontación constante. Como en ‘El arte de la guerra’ de Sun Tzu o ‘El Príncipe’ de Maquiavelo, no duda en aplicar estrategias en las que el fin siempre justifica los medios. Cada partido para él es una batalla en la que hay que sorprender al adversario y buscar el triunfo al precio que sea, desestabilizando, provocando e incluso metiéndose en un nuevo charco si es preciso. El resultadismo llevado al extremo, el mismo que en su etapa en Madrid tan sólo le ha permitido conseguir dos de los nueve grandes títulos en juego.

Día tras día, semana tras semana, José Mourinho no ha parado de dar titulares desde que llegó al banquillo de Chamartín. Su enésimo cabreo con los árbitros, otro enfrentamiento con un rival, un nuevo desplante a la prensa…El portugués no puede estar tranquilo, relajado o disfrutando, incluso cuando vence maquina una venganza personal o tiene un ajuste de cuentas pendiente.

Mourinho tras pasar a la final de Champions en 2010. Su celebración, aguada por los aspersores.
Mourinho tras pasar a la final de Champions en 2010. Su celebración, aguada por los aspersores.

Desde su fichaje por el Real Madrid Mou las ha tenido de todos los colores, para regocijo de los polemistas y hartazgo del resto. Pero la forma de actuar de Mourinho no es nueva para quien le conocía ya antes. Primero en Portugal, a su paso por el Chelsea con sus enfrentamientos con el Arsenal o el Liverpool, o en Italia cargando contra Milan y Juventus, allá donde va triunfa, en lo deportivo y en la polémica mediática. Una persona que se autodefine como “The Special One” o, más recientemente, como “The only one” es alguien que parece encantado de conocerse a sí mismo y a su llegada a España no podía haber actuado de otra forma. Sus encontronazos dan para un libro, recordaremos solo los más significativos.

El menosprecio a Pellegrini

Manuel Pellegrini entrenó al Real Madrid durante la temporada 2009-2010. Con una plantilla inferior a la dispuesta por Mourinho, fue segundo en la liga ante un intratable Barcelona con 96 puntos aunque en la Liga de Campeones y la Copa del Rey cayó antes de lo previsto. Un sector de la prensa deportiva hizo una campaña en su contra, el chileno no les interesaba como entrenador madridista. Pellegrini es un entrenador serio y educado, no dice una palabra más alta que la otra y no genera polémicas, quizá no vende periódicos. Fue despedido y sustituido por nuestro protagonista y, aunque ahora está haciendo historia con el Málaga, Mourinho también aprovechó para infravalorarle cuando tuvo la primera ocasión.

Los árbitros en la Champions League 

En su afán por pasar a la historia como el mejor entrenador, tras haber ganado ligas en cuatro países diferentes, Mourinho quiere ser el primer técnico en ganar tres Champions League con tres equipos diferentes. Y, cuando no puede ser, lejos de aceptar posibles errores arbitrales, ha cargado contra los colegiados para justificar resultados desfavorables. Sus rajadas son continuas aunque la más memorable fue la que hizo contra la UEFA tras perder en el Bernabéu con el Barcelona en las semifinales de 2011. ¿Estaba justificada o era una excusa para que no se hablara de su planteamiento conservador?


 

La batalla de desgaste con Guardiola

En su táctica de buscar el enfrentamiento como forma de desgastar al rival, a partir de su llegada a Madrid, Mourinho siempre le buscó las cosquillas a Pep Guardiola y, poco a poco, fue consiguiendo su objetivo. Desde el escándalo de la Champions hasta sus provocaciones en los partidos previos de liga, la presión a la que sometió al Barça fue tal que, finalmente, consiguió que el entrenador más deseado del mundo explotara en la previa del partido de semifinales de la Liga de Campeones en 2011.

En esa primera temporada la táctica de desgaste no surtió los efectos deseados porque el Madrid sólo obtuvo la Copa y el Barça de Guardiola se llevó Liga y Champions. Sólo unos meses después la beligerancia estalló en pleno verano en la vuelta de la Supercopa. En medio de la tángana al final del partido de vuelta, Mourinho le metió en dedo en el ojo a Tito Villanova y este le correspondió con una bofetada. Para algunos se trató del dedo que señalaba el camino pero para la mayoría fue una rabieta barriobajera. Durante la segunda temporada de Mourinho la guerra psicológica continuó y finalmente le dió resultado. El Madrid ganó la Liga con números de récord y Guardiola, probablemente hastiado, decidió terminar su etapa blaugrana para tomarse un año sabático tras cuatro temporadas repletas de triunfos. Otros entrenadores rivales también han tenido enfrentamientos con Mourinho, como el añorado Manolo Preciado o incluso el “Mono Burgos”, el ayudante de Diego Simeone en el banquillo del Atlético de Madrid, su último verdugo en la final de la Copa del Rey.

Mourinho no pudo reprimir su frustración tras perder la Supercopa en 2011.

Enfrentamientos en su propia casa

Pero Mourinho no sólo ha tenido enfrentamientos contra sus rivales, también los ha tenido en su propio club. Su falta de sintonía con Jorge Valdano fue evidente desde el principio y, en su segunda temporada, el portugués consiguió que Florentino Pérez prescindiera de Valdano y le otorgara más poder. El técnico de Setúbal también ha tenido roces con el entrenador del Castilla, Alberto Toril, al que desacreditó por ir “por libre” mientras cuestionaba la política de cantera del club, algo que empezó a menoscabar su aprecio por parte de Florentino Pérez. Pero su enfrentamiento “intramuros” que más le ha desgastado ante la opinión pública y en el propio club ha sido el que ha tenido con pesos pesados del vestuario como Iker Casillas y Sergio Ramos e incluso con sus antaño “valedores” Cristiano Ronaldo o Pepe en este final de temporada. Primero les pidió más implicación en las críticas arbitrales para posteriormente castigarlos tras cada declaración o gesto de rebeldía ante su autoridad. Sin duda su decisión de dejar en la suplencia a Casillas ha sido la que ha terminado poniendo a la mayor parte del madridismo en su contra. Si a finales de 2011 afirmaba que Casillas era el mejor portero del mundo, hace poco se desmentía a si mismo expresando su preferencia por Diego López. Por no hablar de cuando ha dejado caer que el capitán del Madrid filtraba secretos del vestuario a la prensa. Y es que ha llegado hasta a criticar la falta de apoyo de los aficionados del Santiago Bernabéu. Mourinho lo tiene claro, quiere fidelidad absoluta a su causa. O se está con él o se está contra él.

Los tiempos felices de la primera temporada de Mourinho en el Real Madrid han terminado en tormenta.

Así, las preguntas que nos hacemos todos son, ¿por qué un entrenador tan exitoso quiere estar siempre en el centro de la polémica? ¿Le ha compensado al Real Madrid? ¿Hasta que punto su actuación ha perjudicado la imagen y el famoso “señorío” del club? Finalmente “The Special One”, hábil controlador de la comunicación, ha perdido hasta la batalla en los medios y la prensa que le encumbró ha contribuido también a su caída. Si el equipo hubiera ganado la décima Champions se hubiera ido por todo lo alto pero al quedarse en blanco en su tercera temporada, Florentino Pérez ha tenido la coartada perfecta para acordar con él la rescisión “amistosa” de su contrato. Esfumado su sueño de suceder a Alex Ferguson y entrenar al Manchester United, en gran medida por sus malas formas, el portugués podrá ahora volver a dirigir al Chelsea, donde según él no le faltará el cariño. Ni la polémica, de eso podemos estar seguros.

El arte de meter la pata

-Fútbol y literatura, tres libros clásicos imprescindibles

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido


Si te gusta, compártelo