Si te gusta, compártelo

Por LUIS MURILLO ARIAS

Pese a la derrota en la final del Open de Australia ante Roger Federer, Rafa Nadal, el mejor deportista español de todos los tiempos, ha vuelto a demostrar que no lo es por casualidad. Tampoco porque sea un extraterrestre, como muchos hemos creído en algunos momentos. Sino por cómo es capaz de aceptar cada derrota como un paso necesario para volver a los más alto. Pese a ser ahora mismo el sexto del mundo, una de sus peores clasificaciones en años, Nadal no se rinde y tras rozar el triunfo en Melbourne, ahora pretende lograr su décimo Roland Garros, un hito que sería histórico y sobre el que si confiamos en él podemos apostar bajo la modalidad de “openodds”. Y es que todo es cuestión de principios y perseverancia. Talento innato no le falta, no nos vayáis a malinterpretar, pero todo el potencial del mundo no serviría de nada si uno no tienes unos valores y unas reglas. Son éstos en los que nos debemos fijar en el manacorí para tener éxito en nuestra vida, ya sea en el trabajo, en el deporte o en las relaciones personales. Aquí tenéis las diez reglas de oro de Rafa Nadal que deberíamos aplicar en nuestro quehacer diario.

Diez lecciones que debemos aprender de Rafa Nadal
Nadal no es un extraterrestre, sino un ser humano que nos puede ayudar a los demás a ser mejores.

Ve siempre al máximo, nunca desfallezcas

La constancia y la concentración son claves en todo proyecto de vida. No venirse abajo con las derrotas o las decepciones es fundamental para lograr nuestros objetivos. Es mejor medir a las personas por las veces que se levantaron después de un fracaso que por los éxitos que tuvieron. Si un golpe no te sale bien inténtalo hasta que te salga perfecto. Sé cabezón con tus objetivos y no pares hasta que los consigas. Los éxitos de Nadal son el premio al esfuerzo mental y físico que le propone cada día a la vida. ¿Quién iba a pensar que tras su grave lesión de rodilla iba a volver a ser el número uno y ganar otros dos Grand Slam?

Busca la sorpresa

Si el tenista balear hiciera siempre el mismo golpe de volea los rivales lo estudiarían y acabarían por contrarrestarlo. Has de ser versátil, buscar siempre un giro. No te conviertas en previsible porque tus amigos terminarán aburriéndose contigo, porque tus rivales en el trabajo acabarán por adelantarte, porque tus negocios se quedarán atrás. Has de esforzarte por ser brillante y creativo, por hacer de la originalidad tu sello de identidad. ¿O es que quieres que tu pareja acabe por fijarse en otra persona? ¿O verte sobrepasado en tu faceta profesional por alguien más innovador? Innovación y desarrollo, ésa es la clave.

Sé honesto contigo mismo. Conócete

Debes ser consciente de tus fortalezas y tus debilidades para sacar ventaja de las primeras y tratar de mejorar las segundas. Este análisis previo de tus facultades es indispensable para mejorar cada día, para saber en qué fregados meterte y cuáles deber ignorar, con quien te puedes meter y a quién debes evitar. No sólo has de hacer un estudio de tus características, también de las de los que te rodean, ya sean amigos o enemigos, socios o competidores.

Relativiza tanto las alabanzas como las críticas

No te crezcas demasiado cuando alguien te dé una palmadita en la espalda o tengas un éxito en la vida. Del mismo modo, no te vengas abajo por lo que puedan decir de ti los que te critican o por el más pequeño obstáculo. Tú eres tú. Te conoces mejor que nadie, como hemos dicho en la regla anterior. Eres consciente de lo que haces bien y de lo que no haces tan bien. Sabes en qué tienes que mejorar y en qué mantenerte. Escucha a los demás, pero dale a sus opiniones en valor adecuado. Que las críticas no te hundan sino que te sirvan de motivación para mejorar cada día.

Has de saber sufrir

Pese a su calvario de lesiones en los últimos años, Rafa Nadal siempre trabaja al límite para recuperarse y volver a llegar a su mejor nivel. Y nunca da un partido por perdido. En ocasiones, esa cualidad le ha llevado a ganar partidos que se le habían puesto en contra, bien por una lesión, por tener un mal día o por enfrentarse a un rival cuya fortaleza estaba en lo más alto. Igual que Nadal, nosotros tenemos días buenos o malos, a veces las circunstancias vienen mal dadas. Es entonces cuando debemos demostrar nuestra capacidad de sufrimiento para seguir hacia adelante y hacer de nuestro día a día una lucha constante en el que el objetivo es la victoria. Ningún contratiempo va a poder con nosotros si sabemos sufrir, como Nadal.

No seas vago para mejorar tus golpes más flojos

Nadal tiene muchas virtudes, como su resistencia y el hecho de no dar un golpe por perdido. En eso es, sin dudarlo, el mejor del mundo. Pero, por ejemplo, su saque nunca ha sido perfecto. Como una de sus cualidades es la perseverancia, lo ha trabajado hasta mejorarlo considerablemente. De esta manera, por ejemplo, ha conseguido vencer Grand Slam en superficies no tan favorables a él como la tierra batida. Tú debes hacer lo mismo, no conformarte con hacer las cosas que saber hacer bien, sino tratar de mejorar aquello en lo que flaqueas. Si lo consigues, te convertirás en un ser humano más completo, tanto en el trabajo como en las relaciones sociales.

Trabaja tu humildad y el respeto por los demás

Pocos deportistas se han convertido en ejemplo para la sociedad como lo es Nadal. Un reconocimiento y un cariño popular que no sólo se basa en sus éxitos deportivos, sino, sobre todo, en sus valores. Es humilde y respetuoso con los rivales. Jamás comete un error con sus declaraciones. Es respetado por todos los tenistas del circuito, los periodistas y los aficionados. A nuestra escala, todos debemos hacer lo mismo. Ser humildes con nuestros logros, de esa manera conseguiremos llegar más lejos. Respetar a los que nos rodean porque, de igual forma, ellos nos respetarán. Sembrar para recoger porque la vida te trata como tú la tratas a ella.

Déjate aconsejar y relativiza tus éxitos

Rodéate de quienes pueden guiar tu carrera en la dirección correcta. Nadal ha tenido siempre a su lado a alguien fundamental en su carrera, su tío Toni Nadal. Además de inculcarle gran parte de sus valores y haber contribuido a modelar una mente prodigiosa en el deporte mundial, el entrenador de Rafa siempre ha conseguido que tenga los pies en la tierra y que no se acomode. En su momento incluso llegó a decirle: “Recuerda que SÓLO eres el mejor pasando bolas por encima de una red”. Porque aunque tengamos éxito siempre tenemos que saber de dónde venimos y que, aunque tengamos éxito en nuestra vida profesional, eso no nos hace mejores que nadie salvo en nuestra profesión.

Recientemente Carlos Moyá se ha sumado al equipo de Rafa Nadal.

No pierdas de vista el compromiso

Igual que un deportista lo es 24 horas al día y no sólo cuando entrena o compite, nosotros debemos ser personas y trabajadores respetables las mismas 24 horas. Para ello, como dice la oración, no debemos caer en la tentación. No vale que uno se proponga dejar de fumar o ir al gimnasio y que a los dos días haya perdido el compromiso. Tampoco fijar un plazo de entrega de un trabajo y que por el camino nos hayamos aburrido y hayamos decidido no hacerlo. Sé comprometido y tus amigos, tu pareja y tu jefe te lo agradecerán y sabrán valorarlo.

Analiza la jugada

Nadal y todos los deportistas suelen ver vídeos de sus actuaciones para analizar donde han cometido errores y qué pueden mejorar en el siguiente partido. Nosotros no podemos grabar nuestra vida como si de un episodio de Black Mirror se tratara, pero tenemos una gran herramienta: la memoria. De este manera, podemos volver sobre nuestras conversaciones con otras personas que no fueron como deberían haber ido, sobre nuestras actuaciones en la vida o en el trabajo. Es importante analizar el pasado para mejorar el futuro.

-La gestión de las redes sociales de las estrellas del deporte

-La labor solidaria de los deportistas españoles

– En busca de los deportistas modelo para la sociedad

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* indicates required


Si te gusta, compártelo