Si te gusta, compártelo

Por DEPORADICTOS

El snowboard es el deporte de invierno de moda. Es decir, para ser guay no hace falta que te quieras parecer a Kilian Jornet y sus aventuras en la montaña, basta con comprarte una tabla de snow, el equipo apropiado y seguir nuestros consejos para empezar a manejarte en las pistas. Se trata de un deporte que ya tiene casi tantos adeptos como el esquí y dentro de las tribus de la nieve es el que está asociado a los más modernos. Si eres esquiador, eres un clásico. Si quieres estar en la onda, no dudes en pasarte al Snowboard.

Un snowboarder en el aire
No se os ocurra hacer esto la primera vez que cojáis una tabla. (Flickr)

Para un esquiador será un cambio fácil, ya que supuestamente controla la gravedad, cómo funciona la nieve y los cantos de la tabla. El balanceo del pie ahora en lugar de ir de lado a lado del esquí, irá del talón a la punta.

– Hay que elegir muy bien el calzado. La bota se debe adaptar y adherir perfectamente a la tabla para poder dirigir bien la misma.

– Tienes que decidir cuál es tu pie preferido. El que es diestro, a quien se le suele llamar Goofy, lleva la piernas izquierda atrás, mientras que el zurdo, más conocido como Regular, el pie que pone detrás es el derecho. Si no sabes cuál es tu pie favorito, te recomendamos que, estando en posición parada con las piernas alineadas, un amigo os empuje por detrás. El pie que adelantéis primero será vuestro pie preferido.

– Primero hay que familiarizarse con vuestro equipo, fundamentalmente con la tabla. Puedes empezar remando como si fuera un skate. Hay que impulsarse con el pie trasero mientras mantienes la tabla recta. Una vez que hayas alcanzado la velocidad y dirección adecuada puedes ya colocar el pie trasero sobre la tabla. Hazlo varias veces para que vayas haciéndote a ella.

– Hay que buscar la posición adecuada, recordad que no podéis estar completamente de pie y estirados porque duraréis poco sobre la tabla. Mejor tener las piernas semiflexionadas ya que, al convertirse en amortiguadores, proporcionan equilibrio. Es la llamada posición del guerrero porque es parecida a la de un atleta que va a iniciar una carrera o un salto o el guerrero que está agazapado a punto de atacar. Haréis los cambios de dirección con los hombros, que harán las veces de timón. La mano delantera es la que manda.

– Es muy importante aprender a acelerar y a frenar sobre la tabla, por lo que pueda pasar. Hay que aprender a controlar el ángulo de inclinación y la gravedad de los cantos de la tabla. Recuerda que si estás parado, es imposible mantenerte de pie, puesto que lo mejor que puedes hacer es sentarte.

– Cuando por fin te levantes con la tabla cogida a los pies, empieza a deslizar para mantener el equilibrio. Mueve levemente los tobillos variando la fuerza contra la nieve. Observarás cómo vas acelerando y frenando. Si imprimes mucha fuerza, verás cómo al final terminas totalmente parado. Juega con el peso sobre el talón y el pie de delante para ver cómo vas yendo más rápido o más lento.

El snowboard se puede practicar de manera individual o en grupo.
Tres snowboarders volando juntos. Tampoco es una buena idea intentarlo el primer día. (Flickr)

– La seguridad es importante y para eso hay que llevar el equipo apropiado. Cuando un snowboarder se lanza por las pistas se expone a numerosos peligros: cambios en las condiciones meteorológicas, condiciones de la nieve existente, zonas peladas o sin nieve, rocas, árboles, choques contra objetos naturales, fabricados por el hombre u otros esquiadores, etc.

– Elige una tabla polivalente y que no sea demasiado larga puesto que a más longitud, más inestabilidad. Asimismo, es muy importante llevar unas buenas botas, fijaciones, gafas de sol o de ventisca, casco, guantes y muñequeras Recordad, una vez más, que la seguridad siempre es importante.

– No hay que olvidar tampoco las prendas de abrigo como ropa interior térmica, calcetines igualmente térmicos, capas intermedias, pantalones de snowboard, anorak y bragas para el cuello.

– Adicionales, aunque no imprescindibles, han de ser calentadores de manos y de botas, walkie-talkies, crema solar, bálsamo para los labios y agua y comida.

– Si empiezas a practicarlo, no lo hagas solo, sino siempre en compañía de un amigo. Puedes sufrir una mala caída y alguien debe avisar a los patrulleros.

– Recuerda que la técnica es muy importante y cuanto más la practiquemos y la entrenemos, mucho mejor.  Hay maneras de hacerlo.

Después de estos consejos ya no tienes excusa para no lanzarte a practicar snowboard, eso sí, siempre con prudencia y cuidado y siguiendo las directrices y las advertencias de los miembros de seguridad de cada pista de esquí.

-El calendario del deporte en 2017

-Los deportes de invierno y las disciplinas de los Juegos Olímpicos (I): Patinaje y esquí

-Los deportes de invierno y las disciplinas de los Juegos Olímpicos (II): Snowboard, trineo, curling y hockey hielo

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido
Si te gusta, compártelo