Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Si preguntamos por Bakú o por Azerbaiyán, la mayoría de los encuestados poco podrán decirnos salvo que es un país del este, una ex república soviética o hacer referencia a la publicidad de las camisetas del Atlético de Madrid. En un primer momento como “Azerbaijan, land of fire” y después como “Bakú 2015, first european games”, el equipo del Cholo Simeone ha sido durante tres años el estandarte de la publicidad de un país que, siguiendo el modelo de Catar, ha fijado en el deporte sus miras para posicionarse ante el mundo como destino turístico y de inversiones.

Azerbaiyán ha patrocinado al Atlético de Madrid durante tres años.
Azerbaiyán ha patrocinado al Atlético de Madrid durante tres años.

El patrocinio del Consejo de Turismo de la República de Azerbaiyán le ha reportado al club madrileño unos 12 millones de euros anuales si bien el gobierno azerí no ha renovado el acuerdo al haber cumplido su objetivo. Este no era otro que promocionar, primero el país y luego su capital, Bakú, que acogerá del 12 al 28 de junio los primeros Juegos Europeos, un nuevo evento multideportivo del Viejo Continente y que pretende enganchar a los aficionados en un verano sin Juegos Olímpicos o mundial de fútbol.

Azerbaiyán, un país con una rica historia y herencia cultural y con mucho petróleo 

Como rezaba la publicidad, el lema del país es “La Tierra del Fuego Eterno”, una denominación que hace referencia a su historia milenaria. Y es que Azerbaiyán presume de una rica herencia cultural al ser el primer país de mayoría musulmana en contar con óperas y teatros así como de tolerancia religiosa, excepto hacia los Testigos de Jehová. Azerbaiyán tiene nueve millones de habitantes y el tamaño de Andalucía, tan sólo un 5% de desempleo y su objetivo es duplicar su producto interior bruto para el año 2020 y disminuir la dependencia del petróleo y del gas. Pero no todo brilla en Azerbaiyán y así hay varias organizaciones humanitarias como Amnistía Internacional o Human Rights Watch que han denunciado que la dictadura azerí quiere utilizar el evento para lavar su imagen. 

Azerbayán ocupa una posición privilegiada en la estratégica región del Caúcaso.
Azerbaiyán ocupa una posición privilegiada en la estratégica región del Caúcaso.

En 1918 se estableció la República Democrática de Azerbaiyán, la primera república secular y democrática en el mundo islámico. Poco después pasó a formar parte de la Unión Soviética, desde 1920 hasta su independencia definitiva en 1991. Pero inmediatamente Azerbaiyán ocupó titulares de prensa por la Guerra de Nagorno Karabaj, en la que luchó con Armenia por la región de dicho nombre y  otros enclaves circundantes anteriormente en poder azerbaiyano. El conflicto sigue latente, ya que la República de Nagorno Karabaj continúa hoy en día sin el reconocimiento diplomático de ninguna nación y aún es considerada como parte de Azerbaiyán, pese a ser independiente de facto. Ahora el país quiere pasar página de los viejos conflictos y, gracias a los ingresos que le proporciona el petróleo, construir un país próspero y atraer al turismo.

Los Juegos Europeos, un nuevo evento deportivo para Europa

Durante los 17 días de competición, el joven país del Caúcaso acogerá a más de seis mil atletas que competirán en 20 deportes, 12 de los cuales (Tiro con arco, atletismo, boxeo, ciclismo, judo, tiro, natación, tenis de mesa, taekwondo, triatlón, voleibol y lucha) proporcionarán la clasificación directa a algunos deportistas para poder disputar los Juegos Olímpicos de Rio, un factor importante para atraer a los mejores representantes de cada disciplina. Además, el evento pretende no sólo ser seguido en Europa y así la señal de televisión producida por International Sports Broadcasting será retransmitida a 57 países.

Bakú mezcla tradición con modernidad.
Bakú mezcla tradición con modernidad.

Una fuerte inversión para posicionar a Azerbaiyán internacionalmente

Para aprovechar la oportunidad y proporcionar una imagen inmaculada al mundo, Azerbaiyán ha tirado la casa por la ventana para la organización de los Juegos. Con una inversión que no ha escatimado en gastos, se han habilitado 18 recintos deportivos entre los que sobresalen algunos a estrenar para albergar la Gimnasia, el ciclismo con BMX, las pruebas acuáticas y de natación, el tiro y, por supuesto, el gran estadio de atletismo en el que los 68.000 asistentes podrán disfrutar de las ceremonias de apertura y de clausura. Además, como nota curiosa, se utilizará el recinto que albergó el festival de Eurovisión en 2012 y que será la sede de cinco deportes durante los Juegos. Otro dato que da una idea de la apuesta azerí es que la organización corre con los gastos de desplazamiento de todas las delegaciones que acudirán a la cita.

Y es que Azerbaiyán quiere dar una imagen de prosperidad y modernidad sin olvidar la tradición. Para ello las Ceremonias serán una celebración de la cultura tradicional azerí con más de seis mil participantes. La de Inauguración la dirigirá Dimitris Papaioannou, artífice de la apertura de Atenas 2004 mientras que el ex director del Circo del Sol, James Hadley, diseñará el epílogo de los Juegos, ambas con una producción a cargo de la prestigiosa productora FiveCurrents. Official Child Rights Organisation: UNICEF

Las novedades deportivas y el legado Bakú 2015

Al igual que en los Juegos de Rio de Janeiro se estrenarán en el programa olímpico el golf y el rugby a siete, Bakú 2015 incorpora en su programa cuatro deportes. Dos modalidades muy populares como el baloncesto tres para tres y el fútbol playa entregarán medallas, así como el Kárate y el Sambo, un arte marcial moderno que es una modalidad de lucha libre y de defensa propia desarrollado en la antigua Unión Soviética.

Bakú 2015 no sólo quiere pensar en el presente sino que pretende que los Juegos dejen un legado humano para el país. Por ello 12 de las 18 sedes deportivas serán permanentes tras la competición. Y para ello ha contratado a expertos internacionales en la organización de eventos deportivos y ha creado un programa de transferencia de conocimiento de los empleados internacionales a los azerís e incluso una Academia de los Juegos de la que saldrán graduados cualificados para seguir trabajando en la organización de competiciones en los próximos años. Y es que Azerbaiyán quiere seguir el ejemplo de Catar cuya gran proyección a nivel internacional gracias al deporte casi está creando escuela. ¿Lo conseguirá? Del éxito de los primeros Juegos Europeos dependerá en gran parte.

 -Catar, la nueva meca del deporte mundial

-El calendario del deporte en 2015

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido

Si te gusta, compártelo