Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

La Unión Ciclista Internacional ha desposeído hoy a Lance Armstrong de sus siete Tours de Francia anunciando que no recurrirá la sanción impuesta por la USADA, la agencia contra el dopaje de Estados Unidos. Lo ha anunciado esta mañana en Ginebra su presidente, el irlandés Patrick McQuaid, declarando que “Armstrong no tiene sitio en el ciclismo”.

Armstrong celebró en 2005 su séptimo Tour consecutivo. Ahora los ha perdido todos.

La UCI acepta así como prueba del dopaje del tejano los testimonios de sus ex compañeros de equipo y el viernes anunciará si sus triunfos pasan a los siguientes clasificados o quedan desiertos. Si se conceden a los segundos entonces, Jan Ullrich tendría tres Tours más y se estrenarían Andreas Klöden, Ivan Basso, Alex Zülle y Joseba Beloki. Otro efecto colateral de la decisión es que Miguel Indurain vuelve a ser el único ciclista en poseer cinco Tours consecutivos. Armstrong puede todavía recurrir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) aunque recientemente ha declarado que no seguirá luchando por defender su inocencia.

En 2004, un ciclista italiano, Filippo Simeoni, cuestionó públicamente la limpieza de los triunfos del tejano. Como venganza, Armstrong dio órdenes a sus compañeros de equipo de arruinar desde ese mismo momento cualquier intento de victoria de Simeoni, al que el tiempo parece haber dado la razón. Él mismo comenzó a hacerlo en su sexto Tour, como posteriormente reconoció su entonces compañero Benjamín Noval. Estas son las imágenes de aquella etapa.

Esta es solo una de las formas con las que Armstrong se garantizaba el silencio en el pelotón. También utilizaba otras prácticas nada recomendables para encubrir el programa de dopaje más sofisticado de la historia del ciclismo. Su objetivo: vencer a cualquier precio. En breve publicaremos un amplio reportaje sobre la mayor estafa del deporte moderno. Permaneced atentos.

Si te gusta, compártelo