Si te gusta, compártelo

Por AITOR ALEGRÍA ALONSO

Cuando uno se da una vuelta por las dunas del desierto chileno o boliviano no puede dejar de exclamar, como si fuera Shakira, ¡esto es África! Quizás al desierto boliviano, a los valles paraguayos o a la pampa argentina que serán recorridos este año le falta la mística y la leyenda del desierto del Sahara, pero no cabe ninguna duda de que es el escenario perfecto para el raid más duro del mundo. Estamos hablando lógicamente del rally Dakar que aunque no llegue desde hace años a Senegal sigue manteniendo el nombre de la capital del país africano. Arrancando en Asunción y terminando en Buenos Aires esta edición 2017 se presenta apasionante y con algunas certidumbres y muchísimas incógnitas. Y también con algunas curiosidades.

En el apartado de coches uno de los grandes favoritos un año más es Nasser Al-Attiyah, campeón en 2015 con un Mini de Peugeot. El príncipe catarí, hermano del emir de Catar, participa de nuevo al volante de la marca francesa, que el año pasado contó también con el ganador de 2010, Carlos Sainz que repite escudería. Nasser ganó también la edición de 2011, sucediendo al propio Sainz. Curioso mundo este Dakar que parece cajón de sastre de muchos deportistas y aventureros de otros ámbitos.

Y es que el propio catarí es un ejemplo de deportista polivalente donde los haya. Pese a haber debutado en los rallies en 1989,  durante siete años no pudo competir debido a que el presidente de la Federación de su país pertenecía a una familia rival de los Al Attiyah y promocionó a otros pilotos. Así, optó por el tiro olímpico, en la modalidad de skeet (tiro al plato) en donde ha representado a su país en cuatro ediciones, Atlanta 96, Sidney 2000 donde ya fue sexto, Atenas 2004 donde se quedó a las puertas de la medalla con su cuarto puesto, un mal sabor de boca del que se resarciría en Londres 2012 al conseguir la medalla de bronce. Posteriormente, cuando un primo suyo asumió la presidencia del automovilismo de su país volvió a las competiciones de rally  que desde entonces han centrado su actividad deportiva ya que, además del Dakar, participa en el campeonato del mundo de rallys.

Nasser Al-Attiyah tras lograr el bronce en tiro en Londres 2012.

Y precisamente del campeonato del mundo de rallys viene nuestro compatriota Carlos Sainz, que consiguió ganar dos ediciones (años 90 y 92) a principios de los noventa y podría haber ganado más si hubiera tenido algo más de suerte ya que perdió otros dos campeonatos de forma rocambolesca, especialmente recordados por aquella célebre exclamación de su copiloto Luis Moya, “trata de arrancarlo Carlos”. Sainz comenzó a participar en el Dakar cuando aún se corría en África en el año 2005, consiguiendo múltiples triunfos de etapa que se veían posteriormente frustrados por numerosos problemas mecánicos. Por fin sus anhelos obtuvieron recompensa al ganar la edición de 2010, ya en Sudamérica, para dejarnos con buen sabor de boca. Y es que por fin tuvo un vehículo fiable en el rally más exigente del planeta. Como nota curiosa, en su juventud Sainz fue campeón de España de Squash y quién sabe si algún día cerrará el círculo deportivo siendo presidente del Real Madridotra de sus grandes ambiciones. Si en algún momento habéis pensado en emular a Carlos Sainz, podéis empezar comprando un coche adaptado para situaciones extremas.

Carlos Sainz tratará de alejar el mal fario y conquistar de nuevo el Dakar.

Aunque probablemente en coches el gran favorito una vez más sea el francés Stepháne Peterhansel, otro deportista polifacético ya que ganó seis veces el Dakar en moto (1991, 1992, 1993, 1995, 1997 y 1998) y lo ha hecho otras tantas en coche (2004, 2005, 2007, 2012, 2013 y 2016), por algo es conocido como “Monsieur Dakar”. Todo un figura el piloto del Franco-Condado, ya que además fue con 14 años campeón de Francia de skateboard. El mismo caso de Nani Roma, que habiendo dedicado gran parte de su juventud y su carrera a competir en motos (enduro y rallies) y conseguir ganar el Dakar en 2004, empezó a participar en el apartado de coches a partir de 2005. Tras rozar el triunfo en 2012 (terminó en segundo lugar), Roma saboreó finalmente en 2014 el sabor de la victoria aunque en 2015 tuvo que retirarse en la primera etapa por problemas mecánicos y en 2016 no pudo participar por lo que este año regresa con más ganas que nunca.

Nani Roma no podrá repetir su triunfo en el Dakar de 2014.
Nani Roma aspira a repetir su triunfo en el Dakar de 2014.

Otro gran ganador polivalente era Luc Alphand, ya retirado. El francés fue capaz de ganar la edición de 2006 con un Mitsubishi Pajero – con perdón – y además se hizo con una medalla de bronce en los campeonatos de esquí de Sierra Nevada de 1996 y cinco medallas de oro en la copa del mundo de esquí. Para rizar el rizo, el aventurero galo también corrió las 24 horas de Le Mans, finalizando séptimo en 2006.

El polémico Robby Gordon también es un polifacético piloto que prácticamente ha competido en todas las disciplinas del motor en su Estados Unidos natal. El californiano ha corrido NASCAR, IndyCar Series, Baja 1000, Imsa GT y una larga lista de competiciones estadounidenses. Además participa en el Dakar desde 2005 cuando consiguió con un Volskwagen oficial ser la primera persona del continente americano en ganar una carrera del raid africano. Últimamente compite con su peculiar Hummer y parece que poco a poco va situándose entre los grandes favoritos.

Jesús Calleja, tras abandonar el Dakar en 2011.

Y como curiosidad, decíamos que el Dakar es territorio abonado para deportistas de toda índole y aventureros varios. En nuestro país destacan las innumerables presencias de Alvaro Bultó tanto en motos y coches. El multiaventurero catalán, asiduo también de la prensa rosa, falleció en 2013 mientras practicaba salto base en los Alpes Suizos. Por su parte, el alpinista y showman televisivo Jesús Calleja, vencedor del Everest en 2005, entre otras grandes montañas, corrió también en 2011 el Dakar, aunque tuvo que retirarse tras la octava etapa por problemas mecánicos. Además, el único participante español en la categoría de quads, José Luis Espinosatambién es un deportista polifacético ya que antes de ser piloto fue jugador de fútbol y de fútbol sala.

Como veis, los aventureros del Dakar en muchos casos tienen un perfil realmente polideportivo. Que disfrutéis de la nueva edición del rally más legendario del mundo.

-El calendario del deporte en 2017

-Las carreras paralelas de Fernando Alonso y Carlos Sainz

-José Luis Espinosa, el Caballero Negro del Dakar

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* indicates required

Si te gusta, compártelo