Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

A menudo el periodismo deportivo es acusado de escasa calidad y de deformar a la hora de informar sobre partidos y competiciones. Las funciones clásicas del periodismo son informar, formar y entretener y en muchas ocasiones parece que se olvida la de formar, o al menos se informa o se entretiene con un uso deficiente del lenguaje y se cometen errores graves que pueden llegar a desprestigiar un tipo de periodismo, el deportivo, que es uno de los más consumidos y que debe utilizar el lenguaje de la mejor forma posible. Existen errores de concepto así como fallos en el uso del lenguaje o de las expresiones apropiadas, a menudo por la inercia de seguir la corriente general cometiendo los mismos fallos que vienen cometiéndose. Vamos a identificar primero algunos errores de concepto para pasar después a casos concretos por deportes.

Las patadas al diccionario son habituales en el periodismo deportivo (Foto: www.3djuegos.com).
Las patadas al diccionario son habituales en el periodismo deportivo (Foto: www.3djuegos.com).

 

Errores de concepto

-Tiempo en lugar de clima. Un error muy común del periodismo y del que no escapa el deportivo es la confusión entre clima y tiempo. El clima es el conjunto de condiciones atmosféricas que caracterizan una región o un país y sólo cambia a lo largo de periodos muy largos de tiempo, incluso de siglos. Lo que cambia de un día o una semana para otro es el tiempo atmosférico por lo que cuando se habla alegremente de unas condiciones climáticas o de la climatología durante el desarrollo de una prueba o competición deberíamos hablar de condiciones atmosféricas o meteorológicas, como bien explican meteorólogos como José Antonio Maldonado.

-Ganar por y no ganar de. Uno de los errores más frecuentes a la hora de informar sobre un resultado es asegurar que un equipo ha ganado DE x cantidad de puntos o de goles cuando lo realmente correcto es decir que un equipo ha ganado POR x cantidad de puntos o goles.

  • Fútbol

– Cuando un equipo juega con un esquema ofensivo con tres delanteros a menudo escuchamos el término tridente. Es incorrecto ya que esta palabra tiene estos significados: arma con tres puntas; cetro con tres dientes, atributo de numerosas divinidades marinas; cetro en forma de arpón que tienen en la mano las figuras de Neptuno. Visto que no hablamos de eso y que la metáfora parece fuera de lugar podría decirse tranquilamente Trío, Tripleta o simplemente el sencillo Tres.

– Sin dejar el número tres, últimamente también hemos escuchado hablar del “trivote”, parece un término de moda. Se refiere a la ampliación del doble pivote (jugador que ocupa el centro del terreno de juego) pero realmente la palabra no existe como tal por lo que de nuevo sería mejor utilizar las expresiones anteriores.

Semifallo. Cuando se tiene una ocasión se falla o se acierta pero cuando alguien marca un gol dando mal al balón pero consiguiendo su objetivo se suele hablar de semifallo. ¿Qué hace ahí ese ‘semi’? Aunque no era correcto, añade esa dificultad.

-Los anglicismos son cada vez más frecuentes en el fútbol ya que al fin y al cabo el fútbol fue creado en Inglaterra. Pero algunos son escritos incorrectamente como ‘derbi’, aceptado por la Real Academia de la Lengua Española pero siempre con i latina, nunca con y griega. Tampoco podemos olvidarnos aquí del famoso “Hat trick”, cuando un jugador consigue tres goles en un mismo partido. Se utiliza muy a menudo ya que parece más exótico que decir tres goles. El origen viene del truco de magia en el que un ilusionista saca un conejo de la chistera “el truco (trick) del sombrero (hat)”. Luego hay anglicismos aceptados y adaptados al castellano como ‘gol’ o ‘córner’ por saque de esquina, aunque la palabra está reconocida por la RAE, al igual que ‘penalti’ aunque en Latinoamérica sigan diciendo penal.  Y es que en Latinoamérica utilizan un lenguaje deportivo con más anglicismos que aquí no usamos como por ejemplo el ‘offside’ en lugar de nuestro fuera de juego.

Conseguir un "hat trick" se ha convertido en un anglicismo muy extendido en el fútbol.
Conseguir un “hat trick” se ha convertido en un anglicismo muy extendido en el fútbol.

 

 

  • Baloncesto

 

El juego creado por el canadiense James Naismith también ha prestado diferentes anglicismos a los periodistas hispano hablantes  al informar sobre él. Es habitual escuchar hablar del “Draft” en lugar de la elección de nuevos jugadores jóvenes para la NBA mientras que un “Alley-oop” describe una asistencia a un jugador que está corriendo en dirección al aro así como un “Pick and Roll” lo hace con un bloqueo y, a continuación, una jugada ofensiva en la que un jugador realiza un bloqueo (pick) a un contrario para que un compañero de equipo se deslice por detrás del defensor (roll) para recibir posteriormente un pase.

  • Balonmano

En balonmano habitualmente escuchamos en España la expresión “a la madera” cuando un lanzamiento alcanza el poste. Antiguamente las porterías eran de madera pero ya hace bastante tiempo que son de metal y aún así los narradores siguen utilizando el término. Será por un guiño nostálgico o porque “al hierro” no suena excesivamente glamouroso.

  • Tenis

El tenis es uno de los deportes que más anglicismos utiliza y, por ejemplo, escuchamos hablar de “Drive” en lugar de derecha, de “Smash” en vez de remate o de “Tie Break” cuando sería más correcto utilizar desempate. También se utilizan continuamente el “Break” para la ruptura del servicio o el “Ace” para hablar de un punto directo de saque. Pero para que no todo sean anglicismos también se utiliza el “Deuce”, un empate en este caso a la francesa. Ninguna de ellas está recogida por nuestro diccionario aunque ya nos hemos habituado a ellas.

El tenis es uno de los deportes en el que más palabras prestadas de otros idiomas se utilizan.
El tenis es uno de los deportes en el que más palabras prestadas de otros idiomas se utilizan.

 

 

  • Fórmula Uno y Motociclismo

 

Al igual que el tenis, los deportes de motor están plagados de anglicismos, casi podría decirse que lo anormal es escuchar términos castellanos y es habitual escuchar ‘Box’ o ‘Boxes’ en lugar de la zona de mecánicos, ‘Paddock’ para la zona de los pilotos, ‘Safety Car’ por el coche de seguridad, ‘Pit Stop’ para la parada para repostar, Mientras la ‘Pole Position’ ya es castizamente conocida como “La Pole” y no es la vecina polémica del quinto sino el primer puesto en la línea de salida tras haber realizado el mejor tiempo en los entrenamientos. Y cuando termina una carrera, probablemente tengamos que recurrir a la “Foto finish”.

 

-El presente y el futuro del periodismo deportivo en España

-Fútbol y literatura, tres libros clásicos imprescindibles

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido

Si te gusta, compártelo