Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Continuamente escuchamos en la radio y la televisión y leemos en la prensa las hazañas de los Contador, Valverde, Joaquín Rodríguez o Samuel Sánchez entre otros. Pero seguro que hemos escuchado mucho menos las de Leire Olabarría (bronce olímpica y mundial) o hace unos años las de Dori Ruano (con medallas mundiales en pista y ruta) y las de Joane Somarriba, la mejor ciclista española de la historia con cinco grandes vueltas en su palmarés. Y es que si en general los deportes femeninos siempre van por detrás de los masculinos en repercusión, en el caso del ciclismo femenino la diferencia es ya abismal.

El ciclismo femenino en ruta tiene un circuito poco profesionalizado y pese a la existencia de la Copa de España de ciclismo no existe una liga a nivel de equipos como puede ocurrir con el fútbol, el baloncesto o el balonmano femeninos y tampoco sus competiciones se disputan a la vez que las masculinas como sí ocurre en los casos del atletismo, el tenis o la natación. Esto hace que sus pruebas tengan menor repercusión mediática y que los patrocinadores no apuesten demasiado por él. Como ejemplo, la Grande Boucle, el Tour de Francia femenino, desapareció del calendario ciclista en 2009 por falta de patrocinios.

Para hacernos una idea, los contratos y los premios en el ciclismo masculino pueden llegar a ser hasta cien veces superiores a los que se mueven en el ciclismo femenino. Pero el problema se acentúa aún más en España donde es prácticamente un deporte amateur. Para conocerlo un poco más y denunciar su situación precaria hemos hablado con una de las grandes ciclistas españolas del momento, Anna Sanchis, reciente campeona de España contrarreloj y oro nacional en ruta en 2012. Enrolada en el equipo ciclista Bizkaia Durango, han tenido que recurrir a realizar sorteos para poder recaudar fondos y participar así en el Giro de Italia, conocido en su versión femenina como Giro Rosa. La carrera más importante del calendario ciclista femenino se disputa del 30 de junio al 7 de julio y Anna espera “no tener percances y estar delante en la clasificación general”.

Anna Sanchis consiguió en 2012 ser campeona de España en ruta y contrarreloj, especialidad en la que acaba de repetir.
Anna Sanchis consiguió en 2012 ser campeona de España en ruta y contrarreloj, especialidad en la que acaba de repetir.

Hace poco has sido una de las ciclistas que has levantado la voz de alarma ante la precaria situación del ciclismo femenino en España. ¿Cuáles son sus principales problemas y por qué crees que el ciclismo femenino (como la mayoría de deportes femeninos en España) tiene tan poca cobertura mediática?

-El problema aquí es que no hay dinero, hay pocas carreras y estamos poco profesionalizadas. Cuando competimos a nivel internacional con ‘profesionales de verdad’ (y esto lo digo, porque aquí hay muy pocas chicas, por no decir ninguna, que se dedique únicamente al ciclismo) y nos cuesta estar delante en las carreras porque, obviamente, esto requiere mucha dedicación.

Finalmente, tras poner en marcha varias iniciativas (como sortear ruedas), tu equipo (Bizkaia Durango) ha conseguido los fondos necesarios para poder participar en el Giro. ¿Echáis en falta más ayudas públicas o por parte de fundaciones? ¿Tenéis pensadas más iniciativas de este tipo?

-En realidad lo que se ha conseguido es que nos adelanten el presupuesto con el que se iba a salir a competir en las carreras de final de temporada. Es cierto que podremos estar en el giro, pero seguimos necesitando ayuda para poder acabar la temporada en condiciones, hasta el campeonato del mundo. Lo del sorteo de las ruedas fue una iniciativa que tuvimos las chicas para ayudar a recaudar fondos. De momento no tenemos pensado nada más, pero a ver como van transcurriendo las semanas y ya veremos si es necesario hacer algo más.

Eres hija del ex ciclista José Salvador Sanchis (Orbea, Caja Rural, Seur). Conociendo el ciclismo masculino a través de tu padre. ¿Qué diferencias ves entre el ciclismo femenino y el masculino? ¿En qué podría mejorar el ciclismo femenino?

-En lo único que se asemejan es que para ir rápido hay que entrenar y sufrir mucho, pero la falta de nivel general en el ciclismo femenino (motivado porque la mayoría de chicas estudian o trabajan), junto con las pocas carreras que componen el calendario, las pocas chicas que lo practican y el poco dinero que mueve en premios hacen que el ciclismo femenino no esté tan profesionalizado.

Además eres novia de Jesús Hernández, compañero de equipo de Alberto Contador. Alberto ha manifestado su intención de apadrinar un equipo femenino, algo que podría ser de gran ayuda para el ciclismo femenino español. ¿Cómo está la situación ahora mismo?

-En su día se comentó algo pero a día de hoy no tengo más información, todavía no se ha concretado.

¿Cual es la situación del ciclismo femenino en España en comparación con el del ciclismo femenino en otros países de nuestro entorno  y qué crees que se podría hacer para mejorarlo? 

-El ciclismo femenino no mueve tanto como el masculino en ningún país, pero si es cierto que en Italia, Bélgica, Holanda o Francia hay más dinero, las ciclistas tienen un sueldo (que aún así no suele llegar a los 1000€ en la mayoría de los casos), pero por lo menos les da para vivir mientras compiten. Además hay más carreras y más equipos y todo esto contribuye a que el nivel general del país aumente.

¿Por qué crees que los patrocinadores deberían invertir en ciclismo femenino (se ha demostrado que el retorno de la inversión publicitaria en ciclismo es muy positivo)?

-Creo que actualmente está muy bien visto apostar por el deporte femenino, además se puede explotar muchísimo la imagen de las chicas, porque no es algo que se vea todos los días y interesa mucho al espectador por lo que pienso que deberían considerarlo más.

Además de ser una de las mejores ciclistas españolas, estudias medicina y violonchelo. Eres un ejemplo de que se puede ser deportista de élite sin dejar los estudios. ¿Cómo te organizas? Pese a la falta de tiempo, ¿cuales son los beneficios de combinar estas actividades a priori tan diferentes?

-Es complicado sacar tiempo para todo, pero es cuestión de organizarse y priorizar en cada momento lo que toca. Los beneficios de hacer cosas tan diferentes es que tienes una mente mucho más abierta y te acostumbras a hacer frente a lo que venga, sea lo que sea.

¿Cuales son tus sueños deportivos aún por cumplir?

-Me gustaría ganar una gran vuelta. Aunque soy consciente que a día de hoy es complicado, tal vez en un tiempo me pueda dedicar más a la bici y dar el 100%.

El equipo Bizkaia Durango finalmente podrá participar en el Giro femenino aunque su situación económica es delicada.
El equipo Bizkaia Durango ha podido finalmente participar en el Giro femenino aunque su situación económica es delicada.

Como se puede comprobar, la situación del ciclismo femenino (y especialmente en España) es más cercana a una disciplina amateur que al profesionalismo, algo que no deja de sorprender en un país donde el ciclismo masculino es uno de los deportes más seguidos y cuyos ciclistas pueden llegar a cobrar casi tanto como los futbolistas o los mejores jugadores de baloncesto. Y es que la diferencia entre el ciclismo masculino y el femenino es abismal incluso a nivel de licencias federativas. Según los datos del Consejo Superior de Deportes, en 2012 había más de 59 mil licencias masculinas frente a las 2.420 femeninas. De ello tiene gran parte de culpa su ínfima repercusión mediática. Su espacio en la prensa generalista y deportiva es mínimo (cerca de un 2%) y salvo cuando llegan los mundiales o Juegos Olímpicos es muy difícil que tenga un hueco en la parrilla televisiva, incluso en los canales especializados. Por ello si se quiere seguir su actualidad hay que recurrir a portales especializados como el recientemente creado Ciclo21.com que sí le dedica una sección específica. Una situación que esperemos que cambie ya que el ciclismo es uno de los deportes más sacrificados y espectaculares que existen y el femenino también puede serlo sí se le presta atención.

Heroínas sobre el hielo

El reto de ser jugadora de fútbol en Tánger


Si te gusta, compártelo