Si te gusta, compártelo

Por LUIS MURILLO ARIAS 

Aunque nadie se atreve a afirmar a ciencia cierta que Leo Messi es el mejor jugador de la historia del fútbol, sí está clara ya su dimensión como para incluirlo entre los más grandes. Por eso Alex de la Iglesia aceptó dirigir un documental con partes de ficción sobre su vida, ‘Messi’, que se estrenó el pasado 2 de julio en Río de Janeiro durante la celebración del Mundial de Brasil. Todavía está por estrenar en salas comerciales, aunque se ha podido ver en Venecia recientemente. El guionista de ese documental es Jorge Valdano, pero no sólo el que fuera jugador, entrenador y directivo del Real Madrid, sino también su hijo, igualmente llamado Jorge.

Jorge Valdano hijo no es futbolista, aunque gusta de jugar partidos los miércoles por la noche con otros guionistas. Su profesión es precisamente contar historias, ya que ha sido guionista de series de televisión cómo ‘Los Serrano’ o ‘Tierra de Lobos’ y quizá aprendiera ese gusto por escribir de su padre, que hasta ahora no había escrito guiones pero sí había plasmado sus palabras en varios libros como, por ejemplo, ‘Los 11 poderes del líder: El fútbol como escuela de vida.

El hijo de Jorge Valdano, escribió con su padre el guión del documental de Messi
Jorge Valdano, junto a su padre, Jorge Valdano.

Hemos hablado con Jorge, el hijo, sobre el documental de Messi, sobre fútbol y sobre el pasado Mundial. Es un tipo simpático, con la apariencia de quien aglutina todas las miradas femeninas al entrar en cualquier fiesta, que, posiblemente, con más dedicación hubiera podido ser jugador de fútbol profesional dada su clase, pero que ha preferido aplicar ese talento a la escritura de guiones.

¿Puedes explicar cómo surgió la idea y cómo llegó a tu padre y a ti el proyecto del documental de Messi?

Jaume Roures es el gran valedor del proyecto. Es amigo de la familia Messi y llevaba un tiempo queriendo hacer algo sobre Lionel que estuviera a la altura de su trayectoria. El proyecto hace clic cuando, después de tantear y valorar algunos nombres, se lo proponen a Álex de la Iglesia, que acepta entusiasmado aunque confiesa que no sabe nada sobre fútbol. Eso hace que quieran incorporar a alguien que sí sepa y entonces aparece el nombre de mi padre. Finalmente, después de que surgiera la necesidad de contar con un guionista profesional que conociera el oficio, me lo propusieron considerando que, además de guionista, el hecho de ser hijo de Jorge Valdano y vivir el fútbol de cerca, encajaba muy bien con el proyecto.

¿Cómo fue el proceso de escritura y documentación? ¿Con quién hablasteis? ¿Fue muy diferente a otros trabajos tuyos en series de televisión?

Completamente diferente. El documental contiene ficción, que es a lo que me dedico, pero tanto las entrevistas como la enorme cantidad de material audiovisual que gestionamos está más cerca del trabajo periodístico o de investigación. Por otra parte, yo estoy acostumbrado a entregar guiones cerrados y aquí había que dejarlo abierto para el rodaje, ya que el cincuenta por ciento del guión se cierra en la sala de montaje, cuando ya has hecho las entrevistas y tienes todo el material sobre la mesa.

La documentación fue muy exhaustiva. He tenido que leer mucho y pasar horas viendo reportajes y entrevistas. Luego estuvimos hablando con gente con la que quisimos contrastar o aclarar episodios puntuales de su biografía y que nos ayudaron a acercarnos mejor al personaje que queríamos desentrañar. Y luego ya, en función de la historia que iba abriéndose camino, fuimos diseñando poco a poco el largometraje.

Pero la gran diferencia la marcaron las dos tardes que nos regaló el padre de Leo, Jorge Messi, en la que nos aportó muchas anécdotas y vivencias que desconocíamos y en la que se comprometió a facilitarnos fotos, vídeos, material que ha enriquecido mucho el resultado final.

La película contiene entrevistas, imágenes de archivo y relatos ficcionados de la infancia de Messi.
La película contiene entrevistas, imágenes de archivo y relatos ficcionados de la infancia de Messi.

 ¿Estuviste en el rodaje? ¿Cómo fue?

El rodaje me lo perdí porque en esas fechas me contrataron para desarrollar un proyecto de serie. Una lástima. Me hubiera encantado asistir a alguna de las comidas que se rodaron (por ejemplo la de Cruyff, que duró más de tres horas y estuvo magistral; o la de Menotti, que se bajó tres botellas de vino y no tiene desperdicio). Aunque lo que más pena me dio fue perderme a Álex dirigiendo mis secuencias. Como guionista ha sido una experiencia fantástica haber trabajado con él.

¿Cómo es trabajar con tu padre? ¿Discutís mucho?

Con mi padre me llevo fenomenal y a la hora de currar no notamos ninguna diferencia. En todo caso, discutimos más sobre cine o sobre fútbol que trabajando. Somos muy tranquilos y teníamos una idea muy parecida del largometraje. Ha sido una gozada y me encantaría que en el futuro podamos seguir haciendo cosas juntos.

¿Qué es lo que más te fascina de la historia de Messi? Visto lo que habéis indagado en su trayectoria o evolución… ¿qué explicaría la magnitud de un jugador como él?

Lo que más fascina de Messi es, sin duda alguna, la distancia que hay entre el niño patológicamente tímido y el héroe que bate gladiadores cada semana ante los ojos del planeta entero. Todo ese hermetismo genera un misterio fascinante alrededor de Leo, que sigue siendo un auténtico enigma en un mundo tremendamente emocional como el del futbol.

Respecto a qué explicaría la magnitud de su éxito, creo que hay tres razones fundamentales. La primera es su talento natural, es decir, una genética verdaderamente única. Lo segundo es la conciencia de ese talento. Leo, desde el comienzo de su vida, ve que juega mejor que los demás y eso le hace querer llegar a lo más alto. Y lo tercero es la familia. No te imaginas la cantidad de talento perdido que hay. Porque, además de bueno, tienes que ser disciplinado, tener suerte, elegir bien las oportunidades, tener una cabeza bien amueblada y una cierta estabilidad emocional. En la vida de Leo, su familia ha sido fundamental en este aspecto. Han sabido protegerle de las agresiones bestiales de una profesión como ésta, le han acompañado en las malas, le han tranquilizado en las buenas, le han centrado y han sido una clara motivación para Leo (por ejemplo, cuando dejaron todo y vinieron a Barcelona para estar con él, Leo recuerda que también quería triunfar por ellos).

Tu padre siempre decía de jugadores como Romario o Maradona que ese nivel de genialidad tenía mucho que ver con sus orígenes extremadamente humildes. Messi no es el caso. ¿Cómo se explica entonces?

Estoy de acuerdo con mi padre, pero eso no significa que para ser futbolista haya que pasar hambre. Uno puede encontrar otras motivaciones más allá de la supervivencia. Y en un país como Argentina, donde el fútbol es una religión, cualquier niño sueña con ser futbolista y convertirse en ídolo. En ese contexto, un niño apocado como Leo, que de repente descubre que cuando juega al futbol despierta la fascinación de los demás, no necesita mucho más para abrazar esa pasión y perseguir ese sueño. Por otra parte, es verdad que Messi no se cría en una chabola como Maradona, pero tampoco es hijo de un marqués. Viene de una familia trabajadora de clase media que no pasa necesidades, pero que está dispuesta a hacer cualquier esfuerzo para que su hijo pequeño logre ser futbolista.

Imagino que no, pero… ¿ha supuesto para ti algún conflicto, al ser madridista (creo que eres madridista) hacer un documental ensalzando la figura de la gran estrella del equipo rival?

Si te soy sincero, me cuesta sentirme identificado con esa multinacional en que se ha convertido el Real Madrid. He sido madridista pero hoy en día siento que lo que me vinculaba con el club ha desaparecido. Manda el dinero y el fútbol ha pasado a un segundo plano. Y a mi me gusta el fútbol. Dicho esto, no ha supuesto ningún conflicto para mí participar en un documental sobre el mejor jugador de fútbol de los últimos 30 años. Al contrario, ha sido un auténtico placer y he aprendido muchísimo.

Hablemos del Mundial… ¿Crees que Messi ha perdido la oportunidad de ser campeón del Mundo? 27 años era la edad ideal y será muy difícil volver a llegar a la final de un Mundial.

4 años son tan largos en el mundo del fútbol que uno tiende a pensar eso, pero quién sabe. Quizás Messi tenga una revancha. Ojalá. Lo que no entiendo es por qué se ha instalado la idea de que, si no gana un Mundial como Maradona, no merece ser considerado un grande. Eso no se le exige a Cristiano. Y Di Stéfano o Cruyff nunca ganaron un Campeonato del Mundo. Creo que ese debate es injusto para él.

Portada del documental de Messi, dirigido por Alex de la Iglesia
Cartel de la película del documental de Messi.

Tu padre ha sido campeón del mundo junto a Maradona. ¿Te ha explicado alguna vez qué se siente? ¿Te ha contado alguna anécdota de Maradona que quieras reseñar?

Sí, claro. Hemos hablado mucho de esa final. Para mi padre es uno de los grandes momentos de su vida. Siempre cuenta que tras el partido, a pesar de la certeza de que aquella alegría era total y absoluta, se bloqueó emocionalmente y fue incapaz de llorar. 10 años después estaba haciendo footing mientras oía un cassette que le había mandado su hermano de Argentina, y escuchó por sorpresa la narración radiofónica de su gol. Oírlo así, unos años después, con la guardia baja y tal y como escuchaba los goles de sus ídolos cuando era pequeño, le quebró y acabó llorando en un banco como un niño.

De Maradona me quedo con la conversación que tiene mi padre con él en el vestuario tras marcar su golazo a Inglaterra. Mi padre fue a felicitarle, convencido de que aquel gol iba a ser recordado por siempre, y Diego le explicó que la jugada entera fue un accidente. Desde que recibe el balón, ve a mi padre corriendo en paralelo por la otra banda y quiere darle un pase en profundidad. Lo que ocurre es que no paran de surgir ingleses en su camino, de tal manera que va esquivándolos como puede (magistralmente) y, cuando se da cuenta, básicamente se encuentra con el portero y ya decide resolver. Pero a mi me parece una ironía genial (y una auténtica explicación de lo que es el talento natural) que el mejor gol de todos los tiempos sea consecuencia de una idea frustrada.

Estuviste en la final del Mundial de Sudáfrica. ¿Has estado este año en la final de Maracaná? ¿Cuál es tu análisis del Mundial de Argentina?

La final me la perdí, pero vi el 7-1 de Alemania a Brasil y aún estoy en shock. Recuerdo salir del estadio entre la multitud y sentir que estaba rodeado de zombis. Nunca he asistido a una debacle colectiva como aquella.

Argentina ha sido una selección que ha sabido mejorar partido a partido adaptándose a las circunstancias como un superviviente. Llegar con eso a una final de Mundial tiene mucho mérito. Es cierto que estaba Messi, muy por debajo de su nivel pero siendo decisivo en varios partidos. Sin embargo, es indudable que la fuerza del equipo pasó de estar en la alineación de los delanteros a sustentarse en el esfuerzo titánico de los defensas. Y eso habla muy bien del seleccionador, Sabella. Me ha sorprendido porque ha acabado haciendo un equipo muy físico y aguerrido, pero muy noble. No he visto a Argentina haciendo teatro, ni perdiendo tiempo, ni armando broncas, ni haciendo faltas… Me ha gustado la actitud del equipo. Nadie daba un duro por ellos y han demostrado una vez más que son una Selección con una fe tremenda.

Imagina que eres jugador de fútbol. ¿Con qué selección elegirías jugar: Argentina o España?

Argentina es el país de mi padre, pero yo soy español. Elegiría España por eso y porque creo que juegan mucho mejor al fútbol. Nunca he visto un equipo argentino que me haya emocionado como lo hizo España en el Mundial de Sudáfrica.

¿Qué opinas del Balón de Oro a Messi en el Mundial? ¿Justo o injusto?

Las últimas decisiones de la FIFA parecen responder más a criterios económicos o empresariales que a razones puramente deportivas. Este es un ejemplo más. Me consta que ni siquiera a él le gustó recibir ese premio.

Messi no ha sido exonerado del juicio por fraude a las arcas públicas. ¿Crees que  se ha podido ver perjudicado por la ambición de su padre?

Creo que Messi ha sido perjudicado por una cultura, o un hábito adquirido en la sociedad, que consiste en mirar hacia otro lado ante las irregularidades financieras que salpican siempre el mundo del futbol. Genera tal cantidad de beneficios que se controla muy poco y mal lo que ocurre dentro. Tengo la sensación de que, en ese sentido, Messi es un poco un chivo expiatorio dada su visibilidad mundial. Pero lo cierto es que no deja de ser un delito.

Hay gente que dice que Messi ha dado ya su mejor versión y sólo le queda ir para abajo. ¿Qué opinas?

Que me parece un poco precipitado. En cualquier caso, una cosa es asistir al ocaso de un futbolista y otra muy diferente es pretender convertir a Messi en una especie de fraude. He visto mucha inquina en la prensa y en la calle. Lo cierto es que esta pregunta solo la puede responder él. Y no en un periódico ni en un bar, sino jugando. Yo, desde luego, en lo referente a Messi, hace tiempo que perdí mi capacidad de sorpresa.

– Siete documentales sobre fútbol para alargar la fiebre del Mundial

– Hablando de fútbol se entiende la gente

– Fútbol y literatura, tres libros clásicos imprescindibles

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido


Si te gusta, compártelo