Si te gusta, compártelo

 Por LUIS MURILLO ARIAS 

El pasado domingo finalizó el Mundial de Baloncesto de España 2014 con título apabullante para la selección de Estados Unidos y decepción absoluta del baloncesto español. También este fin de semana ha terminado la Vuelta Ciclista a España con triunfo de Alberto Contador y nuestro país ha perdido ha salido del grupo mundial de la Copa Davis al sucumbir en la eliminatoria de permanencia frente a Brasil.

De esta manera, prácticamente, se pone fin a la temporada veraniega en la que se concentra la mayor parte de competiciones internacionales por selecciones. Un estío que no ha resultado para el deporte español como esperábamos o, mejor dicho, como nos han venido acostumbrando en años anteriores. Hace menos de dos años publicábamos una pieza titulada ‘Soy español, ¿a qué he ganado en 2012’?.

Todo lo sucedido en los últimos meses nos hace plantearnos un debate: ¿hemos perdido la hegemonía del deporte mundial? ¿Alguna vez la tuvimos?”. Aún recordamos cuando España era vigente campeona de Europa y del Mundo en fútbol y baloncesto, los dos deportes de equipo más seguidos en nuestro país.

Analizamos la situación deporte por deporte y os contamos lo que fuimos, qué ha pasado y cómo se plantea el futuro.

La regeneración de la selección de fútbol pasa por Vicente del Bosque

Tras obtener tres títulos desde 2008, dos Eurocopas y un Mundial, la selección española, dirigida por el salmantino, fracasó estrepitosamente en el Mundial de Brasil, perdiendo los dos primeros partidos de la fase inicial y llegando sin opción de clasificarse para octavos de final al tercer encuentro. Mucho se ha escrito y hablado sobre las razones del fracaso y la necesidad de una regeneración de jugadores.

Entre las causas de lo sucedido podemos encontrar unos jugadores faltos de hambre tras años de éxitos, como apuntó Xabi Alonso, el protagonismo de algunos titulares fuera de forma a causa de lesiones, el cansancio físico fruto de una temporada cargada de partidos en los que dos equipos españoles llegaron a la final de la Champions o, sin ir más lejos, la ausencia de rigor táctico y preparación exhaustiva de los partidos. Por otro lado, no debemos dejar de lado los casos de futbolistas al borde de la retirada, como Villa, Xavi o Xabi Alonso, que lo fueron todo en la selección,pero que ya no son los que eran.

Pese a las críticas por su modelo tendente a la autogestión, su conservadurismo en la convocatoria y su táctica laxa, finalmente Del Bosque decidió seguir hasta la próxima Eurocopa, que se disputará en Francia. En la última lista del marqués llegaron ocho caras nuevas.

El gesto de Iker Casillas lo dice todo tras el segundo gol de Robben en el primer partido de España en el Mundial 2014.
El gesto de Iker Casillas lo dice todo tras el segundo gol de Robben en el primer partido de España en el Mundial 2014.

El futuro siempre es impredecible, pero seamos honestos, será difícil ver una selección como la que hemos visto en los últimos seis años y casi imposible repetir un ciclo tan exitoso. Lo que sí deseamos es un equipo nacional que pueda competir al máximo nivel y que siempre tenga opciones al título. Lo más inmediato es la Eurocopa que se disputará en Francia y posiblemente veamos una selección comandada por los Silva, Cesc y Ramos con la incorporación de jóvenes talentosos como Thiago Alcántara, Alcacer, Carvajal o Koke. La incógnita sigue siendo si para esa fecha seguirá estando Casillas en la portería o cogerá el relevo De Gea.

Los Juniors de Oro pueden haber cerrado su ciclo en la selección

Si exitoso fue el ciclo de los futbolistas, en los mismos términos podemos hablar de la selección de baloncesto que, curiosamente, también se ha saldado con dos Eurobaskets y un Mundial. Eso sí, a ello hay que añadir dos platas olímpicas sucumbiendo en finales memorables ante Estados Unidos, dos platas en Europeos y el bronce del año pasado, aunque a él no acudieron Pau Gasol, Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes.

Cuando todo el mundo daba por hecho que España se disputaría la final del Mundial frente a Estados Unidos llegó la decepción de la derrota en cuartos de final ante Francia. Un mazazo que quizá (ojalá no) ha dado con el fin de su participación en la selección de los jugadores más emblemáticos de aquella generación del año 1980.

Hasta los propios jugadores se veían en la final. La decepción fue máxima.
Hasta los propios jugadores se veían en la final. La decepción fue máxima.

Si analizamos las causas, podemos coincidir en que, por un lado, la opinión pública y los medios de comunicación daban como un hecho que la final se disputaría entre Estados Unidos y España, dando el subcampeonato como seguro y el campeonato como posible. Quizá los jugadores, pese a sus declaraciones en la línea de Simeone de que había que ir partido a partido, pudieron no haberse creído del todo lo que manifestaban y haberse dejado llevar por la inercia ganadora de los partidos anteriores al compromiso de cuartos con Francia. No debemos encontrar las causas en una falta de forma de estos jugadores debido a su edad, puesto que habían dado muestras durante el pre-Mundial y la primera fase de encontrarse en momentos álgidos de sus carreras. Posiblemente tenga mucho más que ver con una falta de preparación del partido, de un estudio táctico del rival o de concentración.

El futuro pasa por el Eurobasket del próximo año, también en Francia, al que no sabemos si acudirán nuestros mejores jugadores. Necesitaremos un equipo competitivo, sobre todo teniendo en cuenta que si España quiere estar en los Juegos Olímpicos de Río de Jaineiro tendrá que llegar a la final para lograr el pase directo o quedar entre los seis primeros para poder disputar el preolímpico.

Pau Gasol, Juan Carlos Navarro y Felipe Reyes tendrán 35 años (aunque podrían querer volver para los JJOO) y aquellos que están en la NBA puede que reciban presiones de sus clubes para no disputar el campeonato. El futuro es una incógnita incluso en el banquillo porque aparentemente Orenga dejará paso a otro seleccionador, pero todo es posible.

La selección de balonmano después de Valero Rivera

Tras llevar a España a ser la campeona del Mundo en 2013 en el campeonato celebrado en nuestro país, Valero Rivera emigró a Qatar. En el europeo de este año, la selección se hizo con el tercer puesto, demostrando seguir manteniendo un gran nivel, pero también se ha producido un relevo generacional.

El gran encuentro de Joan Cañellas no sirvió para ganarle a Francia en la semifinal.
El gran encuentro de Joan Cañellas no sirvió para ganar a Francia en la semifinal.

Después de la retirada de la gran estrella, Alberto Entrerríos, el futuro pasa por hombres como su hermano Raúl, Joan CañellasValero Rivera, hijo del anterior seleccionador, Alex Dujshebaev o Julen Aguinagalde. El objetivo es defender el título en el mundial de Qatar del próximo año con la vista puesta en Río 2016. El problema es, por un lado, hacer madurar a las jóvenes estrellas y, por otro, luchar contra la situación económica del balonmano español, que hace que nuestros mejores jugadores tengan que emigrar a países más prósperos para desarrollar su talento.

Ya no somos campeones de todo en Fútbol-Sala

Con seis Eurocopas y dos mundiales, las selección española de fútbol-sala es una de las más laureadas, pero en los dos últimos campeonatos (Mundial de 2012 y Eurocopa de 2014), no se pudieron alzar con el título. El equipo cayó ante Brasil en la final de Tailandia y quedó tercera en el europeo disputado en Bélgica. Para unos jugadores acostumbrados a ganarlo todo, esto ha supuesto un punto de inflexión. El equipo que dirige José Venancio Díaz tiene ahora entre ceja y ceja los campeonatos que se van a disputar en 2016: el europeo en Serbia y el mundial en Colombia.

Un lance de un partido de España contra Croacia durante el europeo de 2014.
Un lance de un partido de España contra Croacia durante el europeo de 2014.

Hasta el comodín del hockey sobre patines se ha resistido en 2014

La selección española de hockey sobre patines es la vencedora de los cinco últimos campeonatos del mundo y, hasta el europeo disputado este año en Madrid había ganado los siete precedentes. Pero en la final celebrada en Alcobendas, los nuestros cayeron ante Italia. Posiblemente no sea para alarmarse, pero las cosas ya no son como eran. El año que viene toca Mundial y defender título.

Un equipo acostumbrado a ganarlo todo abatido tras la derrota.
Un equipo acostumbrado a ganarlo todo abatido tras la derrota.

Sin la aportación de Nadal y Ferrer, el tenis español pierde la categoría

Después de 18 años en el Grupo Mundial de la Copa Davis y la consecución de cinco ensaladeras (2000, 2004, 2008, 2009 y 2011), la selección española, cuyo capitán es Carlos Moyá, dice adiós a la máxima categoría. Todo se materializó con la derrota de Roberto Bautista ante Thomaz Bellucci en Brasil en la eliminatoria por la permanencia.

Las continuas lesiones de Rafa Nadal y la necesidad de David Ferrer de concentrarse en sus torneos de ATP debido a su edad, han dejado un equipo español, cuya máxima figura era el citado Roberto Bautista, número 15 del mundo, muy mermado en competitividad. Son otros tiempos y desgraciadamente Carlos Moyá, en su primer año como capitán, ha tenido que ver descender al equipo con el que él se alzó con la Copa Davis en 2004. Ni que decir tiene que el objetivo pasa por recuperar la categoría el próximo año mientras en el mundo del tenis cada vez se cuestiona más si la Copa Davis debiera celebrarse cada dos años en vez de anualmente para que no haya tantas ausencias.

Contador sorprende a todos al ganar la Vuelta tras la caída de en el Tour

El ciclista de Pinto, que no supo si iba a poder disputar la ronda española hasta el último momento por su rotura de tibia, se ha alzado con su tercera Vuelta a España en tres participaciones. Consigue así su sexta gran carrera por etapas, puesto que a ello hay que sumarle dos Tours y un Giro. Y, además, algunos cuentan hasta dos títulos más, el Tour de 2010 y el Giro de 2011, que le fueron arrebatados por el turbio asunto del solomillo.

Alberto Contador, victorioso en la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela.
Alberto Contador, victorioso en la plaza del Obradoiro de Santiago de Compostela.

En cualquier caso, aquellos años en los que nos acostumbramos a ver ciclistas españoles en los más alto del podio del Tour de Francia (Pereiro, Carlos Sastre y Contador en 2+1 ocasiones) parece que quedaron para la primera década del siglo XXI. El pinteño, desde su sanción, o no ha mostrado el nivel de los años anteriores (2013) o ha tenido la mala suerte de una caída (2014).

Podemos albergar esperanzas con él para el próximo año, además de con eternos aspirantes como Alejandro Valverde, pero lo cierto es que se trata de corredores ya veteranos. Los mejores cicilistas españoles tienen 35 (Purito), 34 (Valverde) y 32 años (Contador). Y el problema está cuando miramos hacia abajo, donde no vemos claramente un ciclista que pueda tomar el testigo de ser un candidato a vencedor de las grandes vueltas. Un problema que, entre otras cosas, tiene que ver con los problemas económicos del ciclismo español, pese a que existen razones para invertir en este deporte. Lo cierto es que sólo tenemos un equipo UCI Pro-Tour: Movistar.

Siempre nos quedarán las motos

El espectacular mundial de Marc Márquez y su disputa por el cetro con los también españoles Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa, eso sí, vigilados de cerca por el eterno Valentino Rossi, mantiene a los españoles en la cima del motociclismo mundial. Un lugar en el que ya llevan varios años, tras los campeonatos logrados por el propio Márquez y Lorenzo. Y lo mejor, no paran de llegar grandes pilotos españoles a Moto GP. Ya se habla incluso de Maverick Viñales. Está claro que España es uno de los países con mayor cultura motera y eso se nota.

Y, dejando de lado la Moto GP, también hay españoles capaces de lograr el título en Moto2 y Moto3, como son los casos de Tito Rabat, Alex Rins o Alex Márquez.

Por otro lado, la piloto española Laia Sanz, ha logrado este fin de semana por tercer año consecutivo el título mundial de Enduro. Hay que recordar que también tiene 13 mundiales de Trial. Precisamente en esta modalidad Toni Bou ha vuelto a proclamarse campeón del mundo. Y ya van 16, superando a su ídolo Jordi Tarrés.

Laia Sanz presume de ser número 1 también en Enduro.
Laia Sanz presume de ser número 1 también en Enduro.

A vueltas con el coche de Fernando Alonso

La historia de cómo un piloto de Fórmula 1 capaz de ganar dos campeonatos mundiales con Renault (2005 y 2006) ficha por el equipo más laureado de la historia, Ferrari, y es incapaz en cinco años de tener un coche lo suficientemente bueno como para competir por ganar el campeonato ya ha sido suficientemente fruto del análisis de periodistas especializados. Lo cierto es que los expertos apuntan que el asturiano es el mejor piloto de todos los que compiten, pero lleva ocho años sin ganar el mundial de Fórmula 1. Demasiadas similitudes con el Carlos Sainz del Mundial de RalliesEl objetivo que deberá plantearse de cara el próximo año será si seguir o no en Ferrari y ver si tiene ofertas de Mercedes o Red Bull.

Gómez Noya y el triatlón

El gallego Francisco Javier Gómez Noya sigue cosechando éxitos para el deporte español, tras maravillar al mundo con su medalla de plata en los JJOO de Londres. Sin ir más lejos, este año 2014 se ha proclamado campeón de las World International Series después de vencer en cuatro de sus pruebas: Auckland, Ciudad del Cabo, Yokohama y Chicago. También ha ganado los Ironman de Canadá y de Quebec. Nos queda atleta para rato y confiamos en él para conseguir una nueva medalla en Río 2016. Tiene 31 años y, aunque queda tiempo para pensar en la retirada, el relevo, con Mario Mola, podría estar encaminado.

El gallego Gómez Noya atravesando la línea de meta en Auckland.
El gallego Gómez Noya atravesando la línea de meta en Auckland.

El resurgir del atletismo español en Zúrich

Las seis medallas conseguidas en los europeos de atletismo en Zúrich otorgan un soplo de optimismo a los nuestros, dado que este deporte había quedado un poco fuera de esta edad de oro que habíamos vivido en los últimos años. De las seis medallas conseguidas, dos fueron de oro, las de Miguel Ángel López y la de la veterana Ruth Beitia, que ha dado lo mejor de sí misma en los últimos tres años de su carrera. Hay motivos para ser positivos en lo que se refiere al futuro para Río 2016, pero, eso sí, las instituciones deben seguir invirtiendo en deporte, pues esto también es marca España y los Juegos Olímpicos que se disputarán en Brasil son un escaparate perfecto para mostrar también al mundo el desarrollo de un país.

Por razones obvias no hemos podido hablar de absolutamente todos los deportes, por lo que ésta es sólo una muestra representativa. La reflexión que tenemos que hacer a partir de estos resultados es, primero de todo, que no se puede ganar siempre. Y, en segundo lugar, que los éxitos pasados nos deben permitir competir siempre por ser los mejores aunque no siempre se consiga.

– Hermanos de altura del baloncesto español

– Deportistas que son modelo para la sociedad

– Camisetas de deporte divertidas y originales

 

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido


Si te gusta, compártelo