Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Apostar online se ha convertido en una afición cada vez más extendida entre los aficionados al deporte. Si hasta hace unos años las apuestas sobre fútbol, hípica o rugby eran especialmente populares en los países anglosajones, con la aparición de las casas de apuestas en internet, el juego adivinatorio se ha universalizado y hoy en día es posible apostar sobre infinidad de variables más allá del ganador del partido, el marcador, los goleadores o el caballo vencedor en una carrera de Turf. Pero algunas son realmente sorprendentes. De hecho, cuanto más extraña es la apuesta y más dificultad en acertar tenemos mayor puede ser la ganancia. En algunos casos incluso se puede pensar que algunos aficionados pueden ser calificados casi como visionarios.

Es el caso del padre del jugador de golf norirlandés Rory McIlroy que apostó hace diez años que su hijo se llevaría el Open Británico de golf antes de cumplir los 26 años y, en el último año posible (ya que el golfista tiene 25), ha visto su profecía cumplida y remunerada nada menos que con 250 mil euros. Una recompensa bien merecida por confiar en las cualidades de su hijo, el nuevo talento del golf mundial, mucho antes de que comenzara su victoriosa trayectoria.

La fe en las cualidades de su hijo hizo apostar al padre de Rory McIlroy por su victoria hace 10 años.
La fe en las cualidades de su hijo hizo apostar al padre de Rory McIlroy por su victoria en el Open Británico hace 10 años.

Sin ir mucho más lejos en el tiempo, en el último mundial de Brasil, a través de la casa de apuestas http://sports.williamhill.es/bet_esp/es se podía apostar por la marca que vestiría al equipo ganador, la nacionalidad del entrenador ganador o por cuantos equipos africanos llegarían a octavos de final. Pero las más curiosa y más afortunada quizá ha sido la de un ciudadano noruego que, tras el mordisco de Luis Suárez al defensa serbio Ivanovic en la Premier, apostó a que la estrella uruguaya repetiría agresión en tierras brasileñas. Su intuición fue lucrativa ya que apostando el equivalente a 4 euros, terminó obteniendo más de 500€ por la acción del charrúa sobre el defensa italiano Chielini. De hecho, el polémico incidente ha provocado ya multitud de apuestas sobre quién será el próximo jugador al que morderá el nuevo delantero del FC Barcelona tras cumplir su sanción. ¿Los candidatos más elegidos? Pepe y Sergio Ramos, como no podía ser de otra forma.

Debido a su reincidencia mordiendo a rivales, ya existen apuestas sobre quién será el próximo rival al que morderá Luis Suárez.
Debido a su reincidencia mordiendo a rivales, ya existen apuestas sobre quién será el próximo rival al que morderá Luis Suárez.

Entre los apostadores más visionarios también se encuentra un anónimo padre de piloto de karts en el Reino Unido cuyo hijo competía en 1998 con Lewis Hamilton al quien el apostante rápidamente vio madera de futuro campeón. Convencido de ello, se lo comunicó a Anthony, el padre de Lewis, y, juntos acudieron a una casa para inventarse una apuesta que fue aceptada en sus tres variantes. Primero invirtió 200 libras (a 200 a 1) a que Lewis Hamilton, entonces con sólo 13 años, ganaría su primera carrera de Fórmula 1 antes de cumplir los 23 años. Esa primera apuesta le reportó 40.000 libras. Pero en ese momento también apostó 100 libras (a 500 a 1) a que Hamilton sería campeón antes de llegar a cumplir los 25 y aquí todavía le sobró un año para embolsarse otras 50.000 libras. El tercero de sus envites fue todavía más allá al destinar 50 libras (a 1.500 a 1) a que ganaría un gran premio y sería campeón antes de cumplir los 25 y con este vaticinio se embolsó otras 75.000 libras. En total el visionario apostante se embolsó 165.000 libras a cambio de una inversión de 350 para premiar su total confianza en el piloto británico.

El campeonato del mundo de Lewis Hamilton en 2008 hizo millonario a un  apostante visionario.
El campeonato del mundo de Lewis Hamilton en 2008 hizo millonario a un apostante visionario.

Aún más lucrativa que la apuesta por Lewis Hamilton fue la del galés Peter Edwards. Convencido desde que su nieto Harry Wilson era un bebé de que sería internacional con la selección de Gales, decidió apostar por la internacionalidad de Wilson cuando este tan sólo tenía dos años. Así, invirtiendo el equivalente a 60 euros, el premonitorio abuelo vio como 14 años después, en octubre de 2013, su visión se convertía en realidad premiándole con nada menos que 150.000 euros. Además, Wilson se convirtió en el internacional galés más precoz de la historia superando al mismísimo Gareth Bale, otra razón más para que el orgulloso abuelo sacara pecho.

El debut con la selección de Gales de Harry Wilson hizo millonario a su orgulloso abuelo.
El debut con la selección de Gales de Harry Wilson hizo millonario a su orgulloso abuelo.

Estas son tan sólo algunas de las apuestas más curiosas y arriesgadas del mundo del deporte, pero hay muchas más. ¿Conocéis otras apuestas extrañas o premonitorias? ¿Por qué curiosidad deportiva estaríais dispuestos a apostar?

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido


Si te gusta, compártelo