Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

El Mundial de fútbol de Brasil está a la vuelta de la esquina y recientemente se ha desvelado uno de sus secretos, su canción oficial. El tema que escucharemos hasta la saciedad durante los próximos meses se llama “We are one” y está interpretado por el rapero Armando Christian Pérez, más conocido como Pitbull, acompañado de la archiconocida Jennifer López y la brasileña Claudia Leitte. ¿Conseguirá esta canción que mezcla el rap y los ritmos latinos convertirse en un himno deportivo? Juzgad vosotros mismos.

Y es que desde el mundial de Chile de 1962 cada Copa del mundo de fútbol tiene su himno oficial, algunos más acertados que otros. En la edición chilena se decidió adoptar (algunos incluso hablaban de plagio) un rock and roll al más puro estilo Elvis Presley.  Con “El Rock del mundial” el grupo Los Ramblers participó en el festival de la canción de Viña del Mar y posteriormente fue elegida como canción oficial del mundial chileno. Fue un dignísimo primer himno mundialista a cuyo ritmo el Brasil de Pelé, Garrincha y compañía conquistó su segundo mundial.

Cuatro años después el mundial volvía al viejo continente, más concretamente a Inglaterra. En pleno auge de Beatles, Rolling Stones o The Who, los ingleses dejaron al margen el rock británico para decantarse una balada folk de Anthony James, “Lonnie” Donegan. Hoy en día algo olvidado, Donegan fue uno de los grandes artistas británicos de los años 50 aunque la llegada de las nuevas luminarias del rock hizo que poco a poco su música quedara desfasada. Eso si, su “Where in this world are we going?” será recordada como la canción que acompañó al único mundial que Inglaterra, liderada entonces por Bobby Moore y los hermanos Charlton, se ha adjudicado hasta ahora.

En 1970 la Copa del Mundo visitaba por primera vez México y, aunque sobre el campo, Brasil volvió a asistir a una exhibición de Pelé magníficamente acompañado por Gérson, Rivelino, Tostao y Jairzinho, la canción “Fútbol México 70” del brasileño Roberto Do Nascimento realmente no estuvo a la altura de la gran tradición musical mexicana y el “A la bim bom bam” de las coristas todavía nos sonroja hoy en día.

Siguiendo la alternancia de continentes, en 1974 el mundial retornaba de nuevo a Europa, más concretamente a Alemania. La traducción del himno oficial del mundial teurón sería “El fútbol es nuestra vida”, compuesta por  Werner Drexler y Jack. El himno era alegre y contagioso y, como novedad, contó con la participación de los jugadores de la selección alemana, algo que debió traer suerte a los Maier, Beckenbauer o Müller que conquistarían el título derrotando a “La Naranja mecánica”, la Holanda de Johan Cruyff.

En 1978 una Argentina regida con mano de hierro por la dictadura militar de Videla acogió uno de los mundiales más polémicos de la historia ya que su sorprendente goleada a Perú por 6-0 a la postre le permitió acceder a la final y derrotar a Holanda, por lo que siempre ha estado bajo sospecha. Dejando la política aparte, fue el compositor italiano Ennio Morricone, autor de bandas sonoras inolvidables como las de “Días del cielo”, “La misión” o “Cinema paradiso”, quien puso música, que no letra, a la cita mundialista.

España acogió en 1982 su primer y único mundial hasta la fecha y precisamente no se lució sobre los terrenos de juego, una alegría que hubiera venido de maravilla a la incipiente democracia española. Como posteriormente haría con el himno del centenario del Real Madrid, fue el tenor Plácido Domingo quien puso voz a una canción de título poco original, “El Mundial”, y que, como el juego de aquella decepcionante selección, tampoco consiguió pasar a la historia.

Continuará…

-Las canciones de los mundiales de fútbol (II)

-Las camisetas del mundial de fútbol de Brasil

-Siete canciones sobre el fútbol español

-El himno no oficial del deporte

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* indicates required

Si te gusta, compártelo