Si te gusta, compártelo

Por CYNTHIA LAISEKA LÓPEZ

Le apodan el rey de la montaña. Y no les falta razón. La bicicleta es su pasión, la constancia su principal característica y la motivación, su identidad. Tres factores que han hecho que Omar Fraile cumpla su sueño, ser ciclista profesional. Como bien dijo Mahatma Gandhi: “la satisfacción radica en el esfuerzo, no en el logro. El esfuerzo total es una victoria completa”. Y la vida de Fraile ha estado inmersa en años de esfuerzo y dedicación.

El esfuerzo y la constancia son las claves de la carrera de Omar Fraile.
La constancia, el esfuerzo y la pasión son los grandes aliados de Omar Fraile.

La trayectoria de Omar Fraile hasta la élite

Nacido en Santurtzi (Vizcaya) hace 26 años, Omar Fraile Matarranz comenzó a dar pedales desde bien pequeño ya que siempre ha tenido claro que quería ser deportistas. “Mi vocación es el deporte y, aunque ha habido ocasiones en las que piensas en tirar la toalla, nunca lo he hecho porque me apasiona”. Sus primeros pasos encima de una bicicleta fueron sobre una mountain bike, categoría en la que compitió hasta juveniles, cuando dio el paso a la bici de carretera. Durante esa etapa, Omar compaginó su pasión por el ciclismo con el remo, otro de los deportes con más arraigo en el País Vasco, remando en la Sotera, el club de su pueblo. “Estuve cinco años y medio en el club de remo y a los 16 tomé la decisión de dedicarme íntegramente al ciclismo. A esa edad el nivel de competición era ya muy exigente en ambos deportes y me tuve que decidir por uno, lo hice por la bici”, explica.

Su trayectoria ha transcurrido por equipos como Seguros Bilbao, Orbea Continental y Caja Rural para acabar finalmente en el Dimension Data en 2016. Durante este periplo también llegó a firmar con Euskaltel Euskadi pero el equipo justamente desapareció esa misma temporada por lo que Fraile no pudo cumplir el sueño de lucir el maillot naranja del conjunto de su tierra. Aunque afirma que su objetivo para 2017 “es conseguir alguna etapa en una de las grandes vueltas (Tour, Giro y Vuelta a España)”, en 2016 ha logrado cumplir uno muy ansiado, debutar con la selección española en el mundial de carreteta de Qatar. “Me confirmaron mi participación cuando estaba en La Vuelta y ha sido un sueño. No todo el mundo puede decir que ha estado en un mundial, no es fácil estar entre los elegidos” pese a que “no ha sido la participación deseada (el recorrido era totalmente llano) pero ha sido una experiencia espectacular”.

Omar Fraile cumplió en 2016 el sueño de debutar en un mundial.
Omar Fraile cumplió en 2016 el sueño de debutar en un mundial.

Omar aún tiene la espinita clavada de su retirada  en su primera participación en el Giro de Italia por problemas estomacales pero se recuperó para, unos meses después, conseguir el maillot de líder en la Vuelta a España por segunda vez consecutiva. “Es cierto que los dos títulos son muy importantes y cada uno tiene su significado en mi carrera pero creo que el conseguido este año me ha hecho más ciclista. No fue nada fácil lograrlo, tuve que trabajar mucho pero en la Vuelta me sentí recuperado del gran bajón que me hizo abandonar el Giro”, afirma. Y es que el ciclista vizcaíno logró vestir el jersey de la montaña en el podium final en Madrid con tan sólo un punto más en la clasificación que el corredor francés Kenny Elissonde en una disputa vibrante.

El ciclismo es una profesión sacrificada que necesita una constante dedicación. Por ello, Omar Fraile cree que “en el ciclismo tenemos que ser constantes, sacrificados, disciplinados y, sobre todo, tener claro que aunque pasen etapas y no logres objetivos, no hay que perder la ilusión por lo que estas haciendo”. Además, hay que añadir el factor de que “muchas veces no tienes a los tuyos cerca para esos momentos en los que te encuentras de bajón, no es fácil estar fuera de casa pero yo me lo tomo como cualquier otro trabajo en el que la gente también tienen que viajar, ya me he acostumbrado”, añade.

Dimension Data, un equipo ejemplar

La dedicación absoluta ha llevado a Omar a ser profesional y a poder defender el maillot del Dimension Data, un equipo sudafricano al que considera “una gran familia” y en el que corre con un buen amigo como Igor Antón y con referentes de su infancia como Mark Cavendish, el mejor esprinter de la última década. Un sueño cumplido para él y que quiere que pueda cumplirse para los niños más necesitados. Por ello, el equipo ciclista, junto a la organización sin animo de lucro Qhubeka, está inmerso en trabajar para mejorar las oportunidades educativas, sanitarias y económicas de los niños sudafricanos mediante el transporte sostenible. Tan sólo este año tienen el objetivo de donar más de 5.000 bicicletas de la marca Buffalo Bikes. “Hacemos aportaciones a los niños para que puedan ir al colegio en bicicleta. Es una acción increíble y una causa muy beneficiosa; es sorprendente ver sus caras de felicidad cuando las reciben”, señala Fraile.

El Dimension Data colabora para mejorar la situación de niños desfavorecidos en Sudáfrica.
El Dimension Data colabora para mejorar la situación de niños desfavorecidos en Sudáfrica.

Durante el pasado mes de noviembre, el equipo donó bicicletas a niños de pueblos alejados de las zonas urbanizadas, a aquellos que por su localización geográfica no tienen facilidades para moverse. En esta ocasión han sido un total de 162 las bicicletas. Además, el Dimension Data cuenta con un equipo filial  en categoría Continental, cuyo centro de formación está en la localidad italiana de Lucca, donde permite a los ciclistas más jóvenes formarse y así luego poder dar el salto al equipo World Tour. Un filial continental sub23 de diez corredores que competirán y disputarán un calendario europeo con una infraestructura de clase mundial en el que se formarán y tendrán oportunidades para poder llegar a tener un futuro profesional en este deporte.

Para conocer un poco más a un equipo como Dimension Data hay que remontarse al año 2007 cuando el conjunto ciclista fue fundado como un equipo amateur que empezó corriendo principalmente en carreras del circuito UCI Africa Tour y que, dando firmes pasos año a año, ha logrado convertirse en 2016 en el primer equipo africano de la historia en participar en la primera categoría del deporte de las dos ruedas, el UCI World Tour. El equipo acaba de realizar la presentación para la nueva temporada para la que contará con 28 ciclistas de los que ocho son sudafricanos y el resto de hasta doce nacionalidades diferentes. Omar Fraile e Igor Antón son los únicos corredores españoles del equipo que ha presentado su nueva imagen en la que destaca el nuevo maillot de color negro con franjas verdes y blancas y en el que, como otros años, seguirán mostrando una mano abierta que simboliza la solidaridad con la infancia.

1-min
El Dimension Data acaba de presentar su nuevo maillot para la ilusionante temporada 2017.

El presente y el futuro del ciclismo español

Uno de los temas de los que más se habla en en los últimos tiempos es sobre el relevo generacional en el ciclismo español, ya que los grandes corredores de los últimos años como Samuel Sánchez, Purito Rodríguez, Alejandro Valverde o Alberto Contador están en la recta final de sus carreras. A este respecto, Omar expresa que “sí hay futuro en España”. “En su dia con Indurain también se habló de falta de relevo y salieron corredores como Contador o Valverde. Ahora vienen los hermanos Izaguirre y Rubén Fernández, entre otros, hay muchos ciclistas en los que se puede confiar2. Además, Fraile apunta que en la actualidad “muchos jóvenes estamos consiguiendo muy buenos resultados y, por ello, habrá un buen futuro para el ciclismo español”. En relación a la escasez de equipos profesionales y patrocinadores a nivel nacional, Omar explica que “aquí no hay casi equipos y esto hace que tengamos que emigrar, como es mi caso. Es una pena porque muchos ciclistas se están quedando sin equipo y por ello el futuro del ciclismo español se está viendo mermado”.

14237753_10154710927617214_3500851199942220542_n
Omar Fraile ha conseguido los dos últimos premios de la montaña de la Vuelta a España.

Omar también es una de las esperanzas de futuro del ciclismo vasco y español y durante este año se ha creado una peña con el nombre del ciclista santurtziarra en su pueblo. Ha echado a andar para realizar diferentes actos y arropar al ciclista en todas las carreras posibles además de intentar fomentar el ciclismo con diferentes actividades entre los más pequeños. Una peña que ya ronda los 200 miembros entre los que se encuentran aficionados, amigos y familiares de Fraile al que han visto crecer continuamente en los últimos años.

Actualmente, Omar está inmerso en la preparación de su inicio de temporada que será a finales de febrero en Mallorca tras concentrarse en Sudáfrica durante varias semanas. Un año, cargado de objetivos en el que Fraile se marca un nuevo e ilusionante objetivo. “Soy un ciclista muy ambicioso y me gusta ponerme retos. Espero ser más regular, poder entrar en algún top ten y lograr alguna etapa en una de las grandes”, señala. Además, a todos los jóvenes ciclistas que están empezando o que como él están luchando por cumplir algún día su sueño y ven en Fraile un referente, les da este sabio consejo: “sed felices con lo que hacéis”.

*Las fotos que ilustran este reportaje han sido cedidas por Omar Fraile.

-Historias de superación: no subestimes el poder de tus sueños

-La economía del deporte en España

-El piragüismo y el remo, diferencias y modalidades

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido
Si te gusta, compártelo