Si te gusta, compártelo

Por LUIS MURILLO ARIAS 

El Pilates es un deporte, sí. Como lo es el spinning, el motociclismo o el fútbol, ya que todos ellos, aunque unos lo parezca más que otros, exigen un esfuerzo físico.

El Pilates es un sistema de entrenamiento físico y mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates que lo ideó conjuntando especialidades como la gimnasia, la traumatología y el yoga uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.  

El Pilates está de moda, sí. Ya no sólo lo practican las amas de casa de urbanizaciones residenciales sino que, cada vez más, no sólo mujeres sino también hombres, generan una extraña adicción a practicarlo. Y esto tiene que ser por algo.

Indudablemente porque practicar Pilates tiene beneficios para tu cuerpo y para tu mente. Igual que los tienen el senderismo, el ciclismo o el running. Y de eso va este post, de explicarte qué te estás perdiendo si no lo practicas, de contarte qué podrías conseguir si al final decides hacerlo.

El Pilates ayuda a corregir la postura o a fortalecer la espalda.
El Pilates ayuda a corregir la postura o a fortalecer la espalda. (Foto: Tamara Paz en Flickr)

Evitar los dolores de espalda

Si padeces de dolores, ya sea en los lumbares o en los dorsales, ésta puede ser una manera de combatirlo. Aunque los ejercicios de Pilates trabajan todo el cuerpo, se basan fundamentalmente en el llamado ‘centro de poder’, es decir, el área inferior del tronco. Y, gracias a ellos podrás fortalecer los músculos de la espalda.

Trabajar los abdominales

El objetivo del Pilates es trabajar el equilibrio a través del fortalecimiento del abdomen y de la espalda. Es, sin duda, la manera más divertida de conseguir esa tableta de chocolate que tanto ansiamos algunos y seguramente al llegar a casa haya alguien que dé gracias al todopoderoso porque un día te apuntaste a Pilates.

Aprender a respirar mejor

Los movimientos que se realizan en esta práctica han de ir acompasados en los movimientos con la respiración. Debemos hacerlo conscientemente y, de esta forma, ampliamos nuestra capacidad pulmonar y hacemos que el aire se extienda por todo nuestro cuerpo. Se trata, por tanto, de un ejercicio espectacular para aquellos que tienen problemas respiratorios por culpa de alguna enfermedad crónica como el asma o la fibrosis quística.

Mejorar la postura

Tendemos a no colocarnos de la manera más deseada en nuestra vida diaria. Algunos vamos encorvados, nos sentamos mal delante del ordenador, no llevamos la columna erguida o escondemos la cabeza en medio de nuestros hombros. Gracias al Pilates aprenderemos a corregir esos errores, evitaremos dolores del espalda por malas posturas y nuestro lenguaje corporal de cara a cualquier tipo de relación personal emitirá mensajes más positivos de nosotros, por ejemplo en una entrevista de trabajo.

Trae relax a nuestra vida

La vida moderna nos lleva con la lengua fuera allá donde vamos, ya sea a la oficina, a la universidad, a recoger a los niños y, a veces, incluso para ir al gimnasio. Necesitamos limpiarnos de estrés. Y el Pilates sirve, junto con el yoga, justamente para eso. Esto se debe a los altos niveles de concentración que precisa, lo que nos hace olvidarnos de todo lo demás. Y en ese “todo lo demás” van incluidos los problemas. La repetición de los ejercicios y el uso de la respiración generan bienestar y ayudan a liberar tensiones. Por este motivo es una práctica muy recomendable para todos aquellos que sufran depresión o estén en un momento bajo de ánimo.

Beneficios articulares

El Pilates aumenta la flexibilidad y la salud muscular gracias a la repetición armoniosa de movimientos. De esta manera, disminuye las posibilidades de sufrir lesiones. Por este motivo, es recomendable que lo practiquen deportistas profesionales de diferentes áreas como fútbol, baloncesto, motociclismo o Fórmula 1.

Ensalza la figura

La repetición constante y con armonía de los diferentes ejercicios de Pilates provoca que a la larga modelemos nuestra figura, especialmente en áreas como la espalda, el abdomen y los glúteos.

Ya no tenéis excusa para no probar el Pilates, seguro que no os arrepentís.

-¿Por qué debemos correr? Los beneficios del running

-Beneficios de practicar deporte para los niños

-Diez beneficios de hacer senderismo

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido
Si te gusta, compártelo