Si te gusta, compártelo

Por VÍCTOR FERNÁNDEZ-PEÑARANDA

Ya os hemos recomendado algunas rutas senderistas dentro de España y hemos destacado la Ruta del Cares y las ocho mejores de Extremadura, sin olvidar, claro está, el Camino de Santiago. Aunque queda mucho por decir en lo que a senderismo en nuestro país se refiere, no queremos olvidarnos del resto del mundo, donde hay auténticas maravillas para disfrutar a pie o en bici. En este caso, hemos cogido el avión low cost hacia Noruega y nos hemos plantado en Trolltunga.

Los paisajes de Trolltunga quedarán grabados en tu retina para siempre. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
Los paisajes de Trolltunga quedarán grabados en tu retina para siempre. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)

Trolltunga no es una comunidad de trolls sino que es una imponente roca con forma de lengua que vuela a algo más de 1100 metros sobre el nivel del mar y 700 sobre el lago Ringedalsvatnet en Skjeggedal, perteneciente al municipio noruego de Odda. Se puede acceder a ella entre los meses de junio y septiembre, aunque en la primera parte el deshielo es aún latente y gran parte del recorrido puede estar cubierto con un nivel de nieve asequible. El recorrido consta de 11 kilometros y la exigencia es media, especialmente debido a los dos primeros kilómetros en donde se ascienden hasta algo más de los 800 metros. En ellos la inclinación es considerable y en algún momento se podría hasta gatear, pero no es necesario tener ni pericia de escalador, solo tiene cierta exigencia física.

Estos primeros 1700 metros transcurren junto a las vías de un funicular que ya no funciona llamado Mågelibanen, fue construido por la compañía AS Tyssefaldene en 1911-1912 para el transporte de trabajadores y equipamiento de su factoría. En su 50 aniversario fue remodelado y regalado al pueblo por la compañía y desde los 90 hasta principios del 2000 usado también para transporte de turistas. Asciende 430 metros hasta donde se encuentra una estación. Fue cerrado en 2010 lo cual le da un sentido algo más épico a la aventura y reduce el número de visitantes. Si quieres llegar tendrás que merecerlo.

Seguramente te encontrarás nieve durante el recorrido, pero nada que tus ansias de aventura no puedan superar. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
Seguramente te encontrarás nieve durante el recorrido, pero nada que tus ansias de aventura no puedan superar. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)

En el resto del recorrido hay algún otro kilómetro de cierta dureza, y si se carga peso el final puede resultar costoso dependiendo de lo que llevemos. Hacer noche en una tienda junto al acantilado es una experiencia irrepetible, pero requiere algo más de material y por tanto un peso mayor en la travesía. En cualquiera de los casos, se puede volver en el mismo día, pues a un ritmo normal podemos tardar unas 10 u 11 horas. Si encontramos un porcentaje elevado de nieve durante el recorrido puede elevar algo ese tiempo.

Durante todo el recorrido el agua fluye, se oye un constante zumbido generado por el deshielo y los ríos de agua correr, pero en otros momentos de la caminata el silencio extremo y cierta sensación de desolación es increíble. Llama especialmente la atención la ausencia casi absoluta de fauna. Cuando anida en tu conciencia esa percepción es demoledora, y entonces entiendes porqué Trolltunga está considerado como uno de los 10 lugares más bellos del mundo.

La quietud y el aislamiento que se sienten en Trolltunga son experiencias irrepetibles. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
La quietud y el aislamiento que se sienten en Trolltunga son experiencias irrepetibles. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)

Recomendamos visitar la oficina de información turística en Odda antes de hacer la ruta y preguntar sobre el tiempo y el estado del camino que es variable dependiendo de la temporada y las nieves y como siempre, mucha precaución en la montaña.

Es una ruta larga y dura, por lo que no es recomendable acometerla si antes no has salido varios fines de semana a caminar por el monte con recorridos de menos kilometraje o menos dureza. Y, claro está, debes ir acompañado del equipo imprescindible para senderistas.

Con él podrás disfrutar de todos los beneficios del senderismo en un paisaje espectacular que recordarás en tu cabeza y gracias a tu cámara de fotos, el resto de tu vida. Si todavía te lo estás pensando no te pierdas las siguientes imágenes.

Uno se siente como un ser insignificante ante la magnitud de la naturaleza. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
Uno se siente como un ser insignificante ante la magnitud de la naturaleza. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
La nieve te acompañará durante gran parte del recorrido. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
La nieve te acompañará durante gran parte del recorrido. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
Son sensaciones demoledoras cuando tomas conciencia de ello. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)
Son sensaciones demoledoras cuando tomas conciencia de ello. (Foto: Víctor Fernández-Peñaranda)

– Las diez mejores rutas senderistas de España

– La Ruta del Cares, la senda más transitada de los Picos de Europa

– Equipo imprescindible para practicar senderismo

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido


Si te gusta, compártelo