Si te gusta, compártelo

Por LUIS MURILLO ARIAS  y DANIEL RIOBÓO  BUEZO 

Existen muchas maneras de viajar. Lo puedes hacer buscando ciudades que te proporcionen vida nocturna. O en busca de los mejores restaurante del mundo. O por ver monumentos, iglesias y museos. O, también, una manera que se adapta perfectamente a nuestra filosofía: el turismo deportivo. Éste tiene dos variantes, la de viajar para ver acontecimientos deportivos en directo. O, si lo primero no es posible por problemas de agenda o de precio (todos sabemos que determinados eventos incrementan las tarifas aéreas y de alojamiento), podemos conformarnos con visitar lugares míticos del deporte fuera de temporada.

Ciclismo

El primer deporte que nos viene a la cabeza si hablamos del país galo es el de las dos ruedas gracias a la más importante carrera por etapas del mundo: El Tour. Por eso, si eres un verdadero aficionado al ciclismo, no puedes irte de Francia sin pasarte por los puertos que han albergado las ascensiones más míticas de la ronda gala. O, si lo prefieres y estás en forma, también puedes subirlos manejando tú tu propia bicicleta. Comencemos con los Pirineos. En esta cordillera, la cima más destacada es la del Tourmalet (2.115 metros de altura sobre el nivel del mar). El puerto está cerrado en invierno, cuando permanece abierta la estación de esquí de La Mongie, en la zona Este del mismo. No tuvo carretera hasta que en 1846 Napoleón III ordenó la construcción de una ruta termal.

En la región de Aquitania podemos encontrar el Aubisque, de 1.709 metros. Desde diciembre hasta junio también permanece cerrado. Se ascendió por primera vez en el Tour en 1910. Y, para acabar con esta cordillera, el Peyresourde que, junto con el Tourmalet y el Aspin forma el tríptico más famoso de los Pirineos.

Si viajamos a los Alpes franceses veremos otras maravillas de la naturaleza y lugares míticos del ciclismo. Por ejemplo, el Galibier, puerto que conecta Saint-Michel-de-Maurienne y Briançon a través del Télégraphe y el Lautaret. Es el segundo puerto más visitado del Tour tras el Tourmalet y está habitado por marmotas y águilas. A recordar la batalla entre Rominger e Indurain en 1993. Aquí falleció en 1935 el primer ciclista en un Tour de Francia, el español Francisco Cepeda. No podemos olvidarnos del Alpe d’Huez, una de las llegadas más famosas de la carrera francesa. Tiene tal trascendencia que normalmente el ciclista que besa la gloria en esta etapa tiene mucho terreno ganado para estar en lo más alto del podio al final. Aunque no siempre se cumple. Que se lo pregunten a Pedro Delgado en 1987. En el video anterior podéis ver la famosa subida de Lemmond e Hinault en 1986. O el col de la Madeleine, con su sinuosa carretera y la dureza de sus 1.993 metros. Hay que visitar también el Izoard, el Telégraphe y el Bonette Restefond, el puerto más alto de Europa. Tampoco debemos de obviar el Mont Ventoux (Monte Pelado), que desde la magnitud de sus 1.909 metros fue testigo de la muerte de Tom Simpson en 1967. Ha sido, por tanto, escenario de subidas dramáticas y antológicas.

Los paisajes lunares del Mont Ventoux son una de las imágenes icónicas del Tour.
Los paisajes lunares del Mont Ventoux son una de las imágenes icónicas del Tour.

Lejos de los puertos y acomodado en la gran capital, París, encontramos otro de los lugares emblemáticos del Tour, Los Campos Elíseos. Esta gran avenida, símbolo de la modernidad de la capital gala, alberga todos los años la celebración de la última etapa y la consagración del ganador de cada edición en lo más alto del podio. Supone, por tanto, un must para todo aficionado al ciclismo que se precie.

Fútbol y Rugby

En el año 1998 Francia se convirtió en la primera potencia futbolística planetaria al vencer el campeonato del mundo que se disputó en su país. El estadio que albergó la final, construido expresamente para el evento, fue el Stade de France, y en él, Zinedine Zidane maravilló al mundo con sus dos goles a la selección de Brasil. El resultado final, 3-0, dejó patente la superioridad del equipo francés. Ha albergado también dos finales de la Champions League que ganaron dos equipos españoles. El Madrid en el año 2000 venció al Valencia por 3-0 con goles de Morientes, McManaman y Raúl. En 2006 el Barcelona venció al Arsenal con el famoso gol de Beletti. Es el estadio más grande de Francia con capacidad para 81.338 personas y él se celebran, además de partidos de fútbol, competiciones de atletismo, partidos de rugby y conciertos y espectáculos. Está situado en el barrio de Saint-Denis, muy cerca de la ciudad. El diseño del estadio fue llevado a cabo por los arquitectos Michel Macary, Aymeric Zublena, Regembal Michel y Claude Costantini. Si queréis comprar entrada podéis visitar su web.

El estadio de la final del Mundial 98.
El Stade de France, también conocido como Saint-Denis, albergará la final de la Eurocopa 2016.

Aparte de el estadio nacional, os recomendamos visitar otros estadios míticos de Francia, como, por ejemplo, el Parque de los Príncipes, en el que disputa sus partidos el PSG, que albergó varios partidos del mundial de fútbol (1938 y 1998) y del mundial de rugby (2007). Fue inaugurado el 18 de julio de 1897, pero el actual recinto data de 1972. Para adqurir entradas podéis visitar la web del PSG. No hay que dejar de lado Gerland, donde juega sus partidos como local el Olympique de Lyon. También es sede de los partidos de rugby de la ciudad. Lo diseñó Tony Garnier y empezó su construcción en 1813, pero se tuvo que detener a causa de la I Guerra Mundial. Tiene capacidad para 41,852 espectadores y en 1967 fue declarado monumento histórico por sus arcos de entrada. También podéis comprar tickets a través de la web del Olympique. Otro estadio que merece una visita es el Vélodrome de Marsella, que recibe ese nombre porque antes albergaba pruebas ciclistas. Data de 1937 y tiene capacidad para más de 60.000 personas. Se construyó para la celebración del Mundial de Francia de 1938. Aquí tenéis la web del Olympique de Marsella. Además el verano pasado, durante la Eurocopa de Francia diez estadios albergaron los 51 partidos del torneo en sus nueve sedes: Burdeos, Lens, Lille, Lyon, Marsella, Niza, Saint-Etienne, Toulouse y París, con las dos sedes mencionadas.

Diez estadios en 9 ciudades serán las sedes de la Eurocopa de Francia.
Diez estadios en nueve ciudades fueron sede de la Eurocopa de Francia.

Tenis

Obviamente, hablar de tenis en Francia, es hablar del torneo de Roland Garros, uno de los cuatro Grand Slam y el único que se juega sobre tierra batida. En el Stade de Roland Garros, situado en París, hemos asistido en los últimos años a los triunfos de los tenistas españoles, en especial de Rafa Nadal, que ha logrado diez títulos, algo único en la catedral del tenis sobre tierra. Pero estas pistas también han visto los triunfos de otros grandes como René Lacoste, Manolo Santana, Björn Borg, Ivan Lendl, Sergi Bruguera, Roger Federer y, finalmente este año, Novak Djokovic. El complejo cuenta con 20 pistas, tres de ellas pueden albergar partidos internacionales: la pista central “Philippe-Chatrier” con capacidad para 15.059 espectadores, la pista “Suzanne Lenglen” para 10.068 y el “Court 1” o pista 1 para 3.800. El nombre proviene del célebre aviador francés que se hizo famoso por volar por primera vez sobre el Mediterráneo. Durante la 2ª Guerra Mundial fue utilizado como campo de concentración para disidentes políticos y judíos. Se pueden comprar entradas a través de la web.

El Stade Roland Garros, templo mítico del tenis.
El Stade Roland Garros, templo mítico del tenis.

Motor

Uno de los lugares míticos del mundo del motor es el circuito de la Sarthe, cerca de Le Mans. En él se disputa la famosa carrera de las 24 horas de Le Mans, así como el Gran Premio de Francia del Mundial de Motociclismo y otras pruebas menos conocidas. La famosa carrera es una prueba puntuable para el Campeonato Mundial de Resistencia, la más prestigiosa del mundo, y reúne a equipos y pilotos de diferentes campeonatos nacionales e internacionales. Tradicionalmente, suele comenzar el sábado a las 16.00, aunque a veces se ha movido la hora por diferentes circunstancias. El circuito utiliza carreteras que durante el resto del año están abiertas al tráfico, aunque, con el tiempo se han ido construyendo tramos exclusivos para las carreras en función de las necesidades. Tiene 13,629 metros de recorrido, lo que le hace ser el más largo del mundo en el que se disputan carreras oficiales. Se trata de un circuito muy rápido ya que los participantes afirman que durante el 85% del tiempo el motor se encuentra al máximo de revoluciones. Aquí podréis comprar entradas cuando se acerque la carrera.

El circuito de Le Mans es legendario en el automovilismo mundial.
El circuito de Le Mans es legendario en el automovilismo mundial.

Esquí y Snowboard

Francia es un país interesante para disfrutar de los deportes de invierno gracias al perfil montañoso de su orografía. Aunque podéis encontrar interesantes opciones para practicar esquí o snowboard en los Pirineos, os vamos a recomendar seis estaciones de los Alpes. Comenzamos con Courchevel. Se trata de un lugar elitista y con buenas equipaciones situado en Saboya, a sólo dos horas de Lyon. Está frecuentada por gente bien de toda Europa. La cercana Meribel, en el centro de Trois Vallees, es la zona más grande de esquí del mundo con más de 600 kilómetros de pistas. También en Saboya está Val d’Isere, que alberga la Escuela Nacional de Esquí Francesa. Disfruta de una intensa vida nocturna. Morzine-Avoriaz, por su parte, se trata de una estación perfecta para aprender a esquiar y para los más pequeños. Y, para terminar, Macot-la-Plagne, con 225 kilómetros de zonas esquiables.

La estación de Courchevel constituye uno de los grandes dominios esquiables de Francia.
La estación de Courchevel constituye uno de los grandes dominios esquiables de Francia.

Surf

Aunque su clima no sea tan benigno como el español, eso no quiere decir que en Francia no se practique surf. Además, este deporte no entiende de climas, sino de olas, y os vamos a obsequiar con cinco recomendaciones sobre cinco playas donde los eternos buscadores de olas podréis disfrutar como enanos. Para empezar, La Gabriére, que se encuentra al este de la playa central de Hossegor. Es una playa mítica del surf en Francia y, también, en Europa. Continuamos con una de las playas más destacadas de la costa de Bretaña, La Palue. Cerca de San Juan de Luz, en el distrito de Acotz, podemos encontrar la playa de Lafiténia. Rodeada de acantilado formando una gran bahía, es uno de los lugares emblemáticos para los surfistas vascos y se puede ir en cualquier época del año. Como últimas recomendaciones en el sur de Francia, os invitamos a acudir a la playa de Chatelaillon y la playa grande de la isla de Oleron.

Esperamos que esta guía os ayude a decidir dónde ir si queréis visitar el país galo, pero no son los únicos lugares para aficionados al deporte, bien sea como espectadores o practicantes, las posibilidades son inmensas. Bon voyage!

-Guía para el turismo deportivo en Italia

-Guía para el turismo deportivo en Brasil

-Guía para el turismo deportivo en Portugal

– Guía para el turismo deportivo en Reino Unido: Inglaterra, Escocia y Gales

– Guía para visitar los estadios de Reino Unido: Inglaterra, Escocia y Gales

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido

 

Si te gusta, compártelo