Si te gusta, compártelo

Por DANIEL RIOBÓO BUEZO

Si en nuestra primera entrega sobre las grandes leyendas de los Juegos Olímpicos comenzamos con el “finlandés volador” Paavo Nurmi para llegar hasta el mítico boxeador cubano Teófilo Stevenson, en esta segunda parte lo hacemos con otro finés ilustre, Lasse Viren, y llegamos hasta los años 90 repasando las carreras de glorias olímpicas como Nadia Comaneci, Nikolai Andriánov, Sebastian Coe o Carl Lewis y acontecimientos históricos como la polémica primera derrota en baloncesto de Estados Unidos en unos Juegos Olímpicos.

Lasse Viren, el finlandés de los cuatro oros en 5.000 y 10.000

Con tan sólo 23 años, el finlandés Lasse Viren se convirtió junto a Mark Spitz en la gran estrella de los JJOO de Múnich en 1972 al lograr el doblete en el fondo con sendos oros en los 5.000 y 10.000 metros, con récord del mundo (27:38) en esta última prueba, un logro increíble ya que se cayó a las 12 vueltas para conseguir retomar la cabeza de la prueba, vencer y establecer la plusmarca mundial. Heredero de Paavo Nurmi, hasta entonces era el cuarto atleta en conseguir el doblete pero, cuatro años más tarde en Montreal, se convertiría en el único de la historia en hacerlo durante dos Juegos consecutivos. Viren se preparó a conciencia para intentar igualar la proeza de Zatopek ganando los 5.000, los 10.000  y la maratón en unos mismos JJOO. Finalmente  ganó el oro en los 5.000 y en los 10.000 pero sólo pudo ser quinto en la maratón ya que se disputó tan sólo 18 horas después de la final de los 5.000. Acusado de hacerse auto transfusiones cuando el dopaje sanguíneo aún no era ilegal, una editorial alemana le ofreció un millón de dólares si ofrecía su versión, algo que Viren aceptó negando que jamás se hubiera dopado por lo que la editorial finalmente retiró su oferta. Sarcástico como pocos, cuando era interrogado por su secreto Viren respondía que tomaba leche de reno. Retirado tras los JJOO de Moscú en 1980, donde aún fue quinto en los 5.000, Lasse Viren está considerado como uno de los grandes atletas de la historia y es enormemente popular en Finlandia donde es diputado en el Parlamento.

La primera y polémica derrota de EEUU en baloncesto en Múnich 72

Tras el secuestro con resultado fatídico de los atletas israelíes a manos de “Septiembre negro”, los Juegos de Múnich 72 intentaron recobrar la normalidad para afrontar uno de sus grandes momentos. Estados Unidos, invicta en el torneo de baloncesto a lo largo de todos los Juegos Olímpicos (desde Berlín 1936), se enfrentaba en la final a la potente URSS de Alexander y Serguéi Belov. La igualdad era máxima y EEUU lideraba el marcador por un punto. Quedaban tres segundos para el final y los soviéticos los consumieron sin poder siquiera sacar de banda. Pero los árbitros ordenaron repetir la jugada porque la URSS había pedido tiempo muerto. Los tres segundos volaron de nuevo sin éxito para la URSS pero los colegiados ordenaron volver a repetir el saque por un error de la mesa de anotadores. Esta vez, los tres segundos permitieron que el balón llegara a Alexander Belov, que fintó a dos rivales y anotó sobre la bocina el 51-50 para la URSS. La delegación estadounidense apeló y cinco miembros del Comité Olímpico votaron: los votos de Italia y Puerto Rico fueron a favor de EEUU y los de Bulgaria, Cuba y Rumanía para la URSS. Estados Unidos nunca reconoció su primera derrota olímpica y más de cuarenta años después las medallas todavía siguen en una caja fuerte de un banco de Zúrich.

Nikolái Andriánov, la leyenda de la gimnasia rusa

El gimnasta Nikolái Andriánov debutó olímpicamente en los Juegos de Múnich 72 para comenzar a asombrar con su primera medalla de oro en suelo. Pero su gran momento llegó en la siguiente edición, la de Montreal, donde fue el deportista que más medallas consiguió, nada menos que siete, con cuatro oros, dos platas y un bronce. Sus cuatro oros sólo pudieron ser superados por el bielorruso Vitaly Shcherbo en Barcelona 92 con seis, si bien su carrera fue más corta. Andriánov todavía participó en unos terceros Juegos, en los de su país en 1980, ganando allí dos medallas de oro, dos de plata y una de bronce. Poco después se retiró para dedicarse a entrenar jóvenes y posteriormente terminó haciéndolo en Japón donde ayudó a crear la prestigiosa escuela nipona si bien una enfermedad degenerativa terminó con su vida con tan sólo 58 años. En total Andriánov logró en su carrera siete oros, cinco platas y tres bronces, siendo el gimnasta con más medallas en la historia de los JJOO y el tercer deportista más laureado tras la también gimnasta Larisa Latynina y el nadador Michael Phelps.

El gimnasta ruso Nikolai Andrianov es el tercer deportista con más medallas olímpicas.
El gimnasta ruso Nikolai Andrianov es el tercer deportista con más medallas olímpicas.
Nadia Comaneci, la primera gimnasta diez

La gimnasta rumana Nadia Comaneci consiguió, con tan sólo 14 años, pasar a la historia olímpica logrando el primer diez otorgado por los jueces en los JJOO de Montreal 76, un hecho del que se acaban de cumplir 40 años. Le menuda gimnasta dejó boquiabiertos a espectadores y jurado con su ejercicio de barras asimétricas consiguiendo la perfección absoluta a juicio de quienes otorgan las puntuaciones, algo insólito ya que hasta entonces la máxima puntuación otorgable era 9.95. En los Juegos canadienses, Comaneci logró tres oros, una plata y un bronce que amplió cuatro años después en Moscú con otros dos oros y dos platas hasta conseguir un total de nueve medallas olímpicas de las cuales cinco fueron de oro, por lo que está considerada una de las mejores gimnastas de todos los tiempos. Tras huir del régimen comunista rumano, Comaneci se mudó a Estados Unidos y se convirtió en ciudadana estadounidense al casarse con un ex gimnasta norteamericano, abrió un gimnasio y una empresa de equipamientos gimnásticos que además produce una línea de ropa. La ex gimnasta también mantiene una intensa como miembro de varias asociaciones y colabora con organizaciones filantrópicas.

Las cuatro medallas en el medio fondo de Sir Sebastian Coe

Existen deportistas olímpicos más exitosos que Sebastian Coe pero la leyenda del mediofondo británico es tan respetado por lo conseguido fuera de las pistas como por lo logrado en ellas. Coe fue campeón olímpico de 1500 metros en Moscú 1980 y Los Ángeles 1984 y logro la medalla de plata en los 800 metros en ambas ediciones destacando especialmente sus duelos fratricidas con su compatriota Steve Ovett en la cita moscovita y con el brasileño Joaquim Cruz y su paisano Steve Cram en la cita angelina. Además, Coe superó 12 récords del mundo a lo largo de su carrera y, tras retirarse, comenzó una carrera política en la que fue elegido miembro del Parlamento británico. Posteriormente fue el impulsor y el director de la candidatura de Londres para los JJOO de 2012 y, tras lograrlo, fue nombrado presidente del Comité Organizador. Hace tan sólo un año Coe fue elegido presidente de la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) y sueña con ser nombrado en un futuro presidente del Comité Olímpico Internacional.

Los nueve oros de Carl Lewis, “el hijo del viento”

Las mismas cuatro medallas de oro que logró Jesse Owens en Múnich en 1936 (100, 200, longitud y 4×100) fueron igualadas por Carl Lewis en Los Ángeles 1984 aunque en este caso siempre quedará la duda de si las hubiera logrado sin el boicot de la URSS y el resto de los países de la órbita comunista en plena guerra fría. La cosecha del “hijo del viento” no se detuvo allí ya que en Seúl 88 sumó dos oros (100 y longitud) y una plata (200), dos más en Barcelona 92 (4×100 y longitud) y un último en Atlanta 96 también en el salto para convertirse, con sus nueve medallas de oro, en el atleta más laureado de la historia, un registro que puede ser igualado en Río 2016 por el jamaicano Usain Bolt. Si bien fue prácticamente intratable en las pistas, fuera de ellas su carrera como actor y cantante no ha terminado de despegar.

Continuará…

-Las mayores hazañas de los Juegos Olímpicos (I)

-Los datos y las novedades de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

-Las disciplinas de los Juegos Olímpicos de invierno (I): Patinaje y esquí

-Las disciplinas de los Juegos Olímpicos de invierno (II): Snowboard, trineo, curling y hockey hielo

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido
Si te gusta, compártelo