Si te gusta, compártelo

Por Aitor Alegría Alonso

Salvo algunas pocas canciones que hacen referencia al deporte más universal y alguna que otra afición declarada por parte de alguna banda, no se puede decir que fútbol y música popular estén muy unidos. Pero una de las excepciones quizás sea el northern soul, una etiqueta musical que surgió del propio césped.

Según cuenta Dave Godin, periodista musical y antiguo dueño de la tienda de discos Soul City de Londres, el nombre se le ocurrió a finales de los 60 cuando observó que los aficionados de equipos de fútbol norteños que venían a Londres siguiendo a sus equipos, acudían a comprar discos a su tienda. Estos no se interesaban por los sonidos más funk y modernos sino por oscuras etiquetas de música negra de estilo Motown. En sus propias palabras: “si tienes clientes del norte, no pierdas tu tiempo enseñándoles discos que están ahora mismo en las listas de éxitos, simplemente ponles lo que les gusta… Northern Soul”.

Soul City es una tienda de discos con mucha historia.

De esta manera, la etiqueta fue cogiendo forma y pronto empezó a formar parte de la cultura musical inglesa, en clásicos clubes nocturnos norteños como el Twisted Wheel de Manchester, el Catacombs en Wolverhampton, el Highland Rooms en Blackpool, Golden Torch en Stoke-on-Trent, Wigan Casino, Va Va’s en Bolton y otras. Si se fijan todas ellas ciudades norteñas que cuentan con clásicos equipos de fútbol, respectivamente City y United, Wanderers, Rovers, Stoke City, Wigan Athletic y Bolton Wanderers.

Pueden imaginarse la situación: fanáticos del Wigan Athletic, del Stoke City o de cualquier otro equipo de fútbol al norte de Londres que acudían a la capital británica a presenciar algún partido contra el Arsenal, el Tottenham o cualquier otro de los numerosos clubes de fútbol de Londres haciendo el ritual previo antes de ir al estadio: tomarse unas pintas, alguna visita y paso obligado por las tiendas de discos a comprar aquello que escuchaban en los clubes nocturnos de sus ciudades.

Esta etiqueta, que es un gran paraguas de todos los gustos musicales de aquella juventud, de tendencias mod y afición al fútbol engloba aquellas etiquetas de música negra más minoritaria o con ediciones muy pequeñas y en general a cualquier tema que hoy pueda denominarse rareza u oldie de la música soul, pero también con influencias de lo que llegaba en aquella época a las pistas de baile de las ciudades industriales inglesas: como el rocksteady en particular y todas las interpretaciones del soul y la música negra estadounidense que se hacían desde la caribeña Jamaica en general con el ska como raíz de todo aquello.

Este género surgió cuando los clubes que generalmente programaban música mod, pero con noches de soul, jazz y rhythm and blues con aquellos discos que se traían de América. Estas salas fueron promoviendo fiestas que duraban toda la noche, donde los bailarines más marchosos, los llamados all-nighters (algunos ayudados por el consumo de anfetaminas) demandaban músicas más y más rápidas. Esto propició la búsqueda de ritmos más y más rápidos dentro de la música negra. Incluso se llegaron a inventar técnicas para pinchar los discos y que las canciones sonaran más rápidas, propiciando este ambiente festivo y alocado.

Las noches de desenfreno eran características del Northern Soul.

En la década de los 70 este llamado Soul Norteño alcanzó su pico de popularidad, pero las redadas anti droga propiciaron el cierre de las salas de baile más famosas. Además, la progresiva aparición de nuevas músicas fue reduciendo la popularidad del northern soul. No obstante, esta ha quedado como etiqueta de culto entre los melómanos más selectos y además podría decirse que fue uno de los gérmenes de la cultura de club y el popular fenómeno hoy en día de los DJ superstar.

Si queréis profundizar más en el fenómeno, tanto desde su punto de vista estrictamente musical como la relación que tuvo en su día con el fútbol de las islas, aquí tenéis unos cuantos libros y películas:

Northern Soul, película de 2014 dirigida por Elaine Constantine y donde podremos ver actuando a la famosa cantante Lisa Stanfield.

Young Soul Rebels: A personal History of Northern Soul. Un recorrido por la historia del Northern Soul, sus clubes icónicos y el trasfondo de la vida de las clases trabajadoras en la Inglaterra de la segunda mitad del siglo XX.

The Story of Northern Soul: A Definitive History of the Dance Scene Thar Refuses to Die. Otro libro basado en el mismo tema: una de las escenas musicales más icónicas del Reino Unido.

Y ahora os dejamos dos temazos para bailar sin parar o para acompañar esos partidos norteños, ya sea viendo la Premier League inglesa o algunos de los magníficos derbis norteños españoles, como el renovado Sporting – Oviedo, dos lugares de España donde hay una potente escena Mod, que aunque en principio son movimientos musicales separados siempre han estado muy ligados.

-La música que motiva a los deportistas

-Siete canciones sobre el fútbol español

-De los estadios a los escenarios

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* dato requerido

Si te gusta, compártelo