Si te gusta, compártelo

Por ALBERTO BARRANTES (@Albbarrantes)

Si existe hoy en día una “adicción” deportiva cuyos adeptos parecen surgir como por arte de magia, ésa es la práctica del running (como lo llaman muchos) aunque también se le puede llamar simplemente correr, o incluso alguno de los más antiguos del lugar lo denominaría “footing”.

Quizá alguno o alguna estéis pensando en uniros a esta corriente de corredores populares. Ojo, que no se llaman populares porque salgan en los medios de comunicación ni porque sean famosos. Son populares porque forman parte del pueblo. Así que si ellos pueden, tú puedes… no lo dudes, deja de pensarlo y ponte a ello.

Es posible que se os haya ocurrido intentarlo sin pensar antes en lo que supone correr y ahí es donde viene el mayor problema… Lo intentáis pero a lo loco. Como apuntaba Leo Harlem en unos de sus monólogos hablando de empezar a correr, “el primer día salimos de casa como si fuéramos los protagonistas de “Carros de fuego” y volvemos después de cinco minutos como Manolo Escobar, sin el carro, solo con el fuego”. Y aunque en clave de humor es una verdad como un templo.

El placer de correr, ya sea en tu ciudad o en la naturaleza.

Por eso  a continuación os dejamos una serie de pequeños consejos para que ese inicio en el mundo del running no sea el principio del final. Como buena adicción tiene que durar en el tiempo y a ser posible de manera saludable.

Analiza tu estado de forma

Antes de nada, debemos saber dónde nos encontramos, es decir, cuál es nuestro nivel. Pocos estaréis de buenas a primeras preparados para correr el maratón en Madrid 2000 y algo. Así que es fundamental que echemos la vista atrás y revisemos nuestro curriculum deportivo. No es lo mismo alguien que lleva 10 años sin levantarse del sofá que alguien que ha practicado algún tipo de deporte regularmente u ocasionalmente.

No quieras ser ‘profesional’ desde el primer día

Tengas más o menos “fondo” físico (no confundir con un físico fondón) la segunda recomendación es que empecéis poco a poco. No vale de nada salir a correr como almas que lleva el diablo si a los cinco minutos vamos a estar echando los higadillos por la boca. Mucho más recomendable es comenzar con un paseo a ritmo vivo intercalando momentos en los que corras. De esta manera harás un ejercicio prolongado sin llegar a ahogarte tan rápidamente como corriendo desde el principio. Poco a poco los intervalos en los que corras serán más largos y llegará un momento en el que correrás sin tener que andar.

No te olvides del pulsómetro

Aunque no vayamos a preparar una carrera o no pensemos en quemar kilómetros y kilómetros es fundamental que corramos controlados, y la mejor manera de estar vigilados es haciéndolo con un pulsometro. Hoy en día se pueden encontrar a precios muy asequibles. No es recomendable sobrepasar el 75% de tus pulsaciones máximas (220- tu edad), es preferible empezar sobre el 60% y mantenerse en ese margen. Mejor ir lento y seguro al principio, ya habrá tiempo de mejorar.

Estira

Un punto fundamental  y que se descuida habitualmente son los estiramientos. Alguno diréis que tenéis la misma flexibilidad que el portero de un futbolín o que el mismísimo Pinocho, pero si queremos minimizar la posible aparición de lesiones es algo a tener en muy en cuenta. Siempre, después de correr hay que estirar, esta acción hará que nuestros músculos tengan una mejor capacidad de recuperación después del esfuerzo. El estiramiento recomendado al acabar es de unos veinte o treinta segundos por cada músculo y debe de ser constante, nunca rebotando. Una buena sesión de estiramientos es tan importante como una buena carrera, a la larga vuestros músculos os lo agradecerán.

La importancia del material deportivo

No menos significativo es el equipamiento que utilizaremos para correr. Esto no quiere decir que gastéis más de cien euros en unas zapatillas super-mega-giga-guays con decenas de colores llamativos, pero sí que es recomendable llevar una zapatilla que se ajuste al deporte que vamos a realizar. No conviene, por ejemplo, correr con unas botas de fútbol con tacos o con unas zapatillas de andar por casa (hay casos documentados). Unas zapatillas de running, que sobre todo os sean cómodas (el abanico de oferta es muy amplio y variado), es primordial para la salud de nuestros pies y articulaciones. Aparte de las zapatillas hay que cuidar el resto de la ropa con la que vamos a correr. Ropa transpirable, ligera y si el tiempo no acompaña, abrigada. No cometáis el error de enfundaros en capas y capas de ropa, al poco de comenzar a correr, entraréis en calor y os sobrarán, es más importante no quedarse frío al acabar.

Descansa

Otro aspecto que no hay que descuidar es el descanso. Y diréis, ¿descanso? si justo lo que quiero es dejar de estar  “descansado”. Pues sí, es primordial que el cuerpo pueda asimilar el cambio de rutina y los esfuerzos (ya sean grandes o pequeños) a los que le vamos a someter. De esta manera todo ese ejercicio que estamos haciendo empezará a dar sus frutos. Descansar es una parte imprescindible de una buena rutina de entrenamiento.

Crea un plan de entrenamiento

Y hablando de rutinas, es muy aconsejable crear un plan de “entrenamiento”. Tener unas pautas marcadas, unos días, unos tiempos de ejercicio ayudará a conseguir el objetivo que nos hemos propuesto, ya sea el quemar esas grasas que tenemos acumuladas, el poder seguir el ritmo de nuestros compañeros de trabajo o el mejor de todos, pulverizar a nuestro cuñado.

Con estos pequeños consejos esperamos que comenzar a correr os resulte más fácil y atractivo. A partir de aquí y si realmente os enganchan las ganas de correr los caminos y carreteras, los consejos y los trucos son innumerables, como se cuenta Javier Serrano en el “El manual del buen corredor”, casi tantos como corredores hay. El principal para nosotros es que lo hagáis de manera saludable y constante porque si hay algo mejor que ser adicto al deporte, es ser adicto a la práctica del deporte.

Los mejores libros sobre running: correr no es de cobardes

Cómo preparar una carrera popular de 10 kilómetros

San Silvestre, la fiesta del atletismo popular

¿Quieres recibir nuestros temas en tu email?

* indicates required


 

Si te gusta, compártelo